Programa de Calidad: indignos argumentos sobre la “dignidad”. ¿No es mejorable el proceso?

Llevo un tiempo leyendo auténticas barbaridades en diferentes blogs, y no puedo dejar de responder. Lo haré sin enlaces a los demagógicos posts que he visto porque no me apetece generarle ni una sola visita a los amigos de la manipulación burda. Me refiero al Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos Escolares en los Centros Docentes Públicos dependientes de la Junta de Andalucía (Orden de 28 de febrero de 2008, pdf, presentación aquí). Y digo barbaridades porque creo que parten de uno o varios errores de base: o bien es desconocimiento de la literalidad de la orden (estoy seguro que se han dejado llevar por determinada prensa y no se han molestado en leerla), lectura políticamente sesgada o, lo que aún es peor, suponen una visión simplificante y ramplona del proceso de enseñanza en su conjunto.

El peor y más indigno y común de los resúmenes de la orden en diferentes blogs se ha lanzado y entendido como “7000 euros por aprobar” o como “chantaje”. Y digo “indignos resúmenes” por varios motivos que paso a enumerar:

Primero.- Porque se ignoran y ocultan premeditadamente otros apartados de posible mejora, recogidos en la orden y que nada tienen que ver con nuestra adorada nota. O quizás sí, sí tienen que ver, y más de lo que puede suponerse. ¿O es que aspectos que aparecen en la orden como un mayor grado de satisfacción de las familias, del alumnado, una mayor implicación en planes y proyectos, una mejora de las medidas preventivas para la buena convivencia y una mayor participación en actividades extraescolares, por poner algunos ejemplos, no van a repercutir con el tiempo en una mejora del proceso y por tanto inevitablemente de las calificaciones finales? ¿Es malo incentivar una mayor implicación y participación en esos aspectos del proceso de enseñanza? ¿Nos están comprando por ello? ¡Venga ya!

Segundo.- Porque en la orden, en todo momento, se habla de proceso, de incentivar el replanteamiento de procesos, no de modificar arbitraria e interesadamente la calificación que le demos al resultado. Es decir, incentivar por mejorar, en lo que podamos, nuestra práctica educativa, lo que indiscutiblemente nos llevará a la mejora de las calificaciones. Y ahí está el problema: los profesores, en general, somos muy reacios, cuando no totalmente refractarios, a entender que nuestra práctica es mejorable, al cambio. Y sólo vemos las notas. Y encima le echamos en cara a la administración que le importen las calificaciones. Pero ¿me puede explicar alguien qué control externo tiene este gremio nuestro? ¿No debería controlarse realmente por parte de la administración lo que hacemos en las clases? ¿De verdad nos creemos tan intocables para suponer que hacemos todo lo mejor que podemos? ¿Se limita nuestra tarea a poner notas? Mientras no se entienda que las notas suponen una evaluación del proceso y sus integrantes, sí también del profesor, poco podremos avanzar. Ojo, está legislado así, pero esa ley, mayoritariamente, nos la saltamos a la torera. Porque si no, “pagar por aprobar” querría decir pagar por mejorar el proceso.

Tercero.- Porque si entiendo que quieren comprar mi dignidad-nota es que presupongo de antemano que podría venderla. ¿No podríamos apuntarnos al intento de mejora del proceso sin modificar interesadamente los resultados? Me ha parecido cuando menos insultante que un sindicato, o lo que sea, andaluz no haya tenido mejor idea que elaborar un “mapa de la dignidad docente”, en el que aparecen los institutos en los que no se ha aprobado participar en el Programa de Calidad. ¿Es que aquellos que lo han aprobado no son dignos? ¿O será más bien que este sindicato minoritario quiere plantarle una batalla facilona a los mayoritarios que sí suscribieron la orden?

Déjense de hablar tan indignamente de dignidades y lean, lean la orden. Porque un problema sí tiene ésta, bajo mi punto de vista: hacen falta 2/3 de votos a favor del claustro para poder participar. Aquellos, y conozco muchos, en los que se haya alcanzado una mayoría razonable pero no los 2/3 necesarios, no pueden participar, y formarán parte de ese indigno mapa de la “dignidad” docente.

La explicación sobre la imagen de arriba la tienes en esta página.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Pingback: Programa de Calidad: indignos argumentos sobre la “dignidad”. ¿No es mejorable el proceso? | e-Academia.es

  2. Buena aportación al debate, aunque comparto los temores en lo que respecta a la nota y los incentivos

  3. Maribel

    Ya era hora de que alguien hiciera un planteamiento alternativo al tran traído y llevado en estos días sobre la calidad. Buen análisis, profundo, serio y riguroso, de un director crítico y asertivo, que es capaz de mirar más allá y “focalizar” correctamente, como él dice: l@s alumn@s.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.
    Maribel

  4. Supongo que habrá muchos argumentos distintos para decantarse por el no. De hecho en un primer momento yo estuve pensando votar sí. En realidad no creo que la participación en el programa me obligue a hacer nada que yo no crea que deba hacer (otra cosa es que lo haga o que siempre lo haga, por supuesto todo es mejorable). Cambié de opinión por varias razones, sobre todo por una: fui consciente de la enorme cantidad de reuniones inútiles, burocracia y papeleo que nos caería encima. He sufrido recientemente una evaluación externa y, realmente, considero que fue una pérdida de tiempo. Una verdadera evaluación externa debe hacerla una empresa ajena, pues si no resulta viciada, y además pienso que los inspectores no tienen el interés (ni probablemente la preparación) para realizarla. Y además otra cosa: mientras seamos funcionarios inamovibles y nadie pueda tocarnos hagamos lo que hagamos (o dejemos de hacer lo que dejemos de hacer) este tipo de asuntos no deja de ser un paripé. Si yo fuera la empresaria de los centros que he recorrido en mis veintipico años de docencia por lo menos hubiera puesto de patitas en la calle a más de quince compañeros por incompetencia total y absoluta (no por falta de interés en mejorar).
    Alguna información tengo sobre cómo funciona este tipo de proyectos que incorporan incentivos económicos por objetivos conseguidos en las llamadas Unidades Clínicas de Gestión dentro de la Sanidad Andaluza y, desgraciadamente, la perversión del sistema es bastante fácil (el listillo que trabaja poco y mal puede llegar a cobrar más, dedicando poco tiempo a sus pacientes, que el médico comprometido con estos que no tiene tiempo para hacer currículum y asistir a comisiones)y el malestar es grande. En mi centro se están llevando ahora mismo unos seis proyectos, aunque evidentemente no todo el mundo está comprometido con ellos, este es el único que ofrecía dinero y el único que hemos rechazado, yo creo que eso debe hacer reflexionar. En mi opinión el programa se ha presentado de forma precipitada y firmarlo o no firmarlo no va a significar una mejora de la calidad de la enseñanza.
    Siento haberme extendido más de la cuenta y además, creo que no llego a expresar todo lo que querría. Llevo tiempo dándole vueltas a escribir una entrada al respecto, pero me llevaría muchas energías y estoy acuciada por tareas más urgentes.
    Siempre es interesante leerte, Juanjo, aunque a veces discrepe.

  5. En primer lugar, creo que aquellos/as que piensan que la administración pretende comprarnos con dinero es porque quizá, ellos/as estarían dispuestos/as a venderse. Piensa el ladrón…

    Por otra parte, también creo que la mejora en la calidad de la enseñanza no depende ni de programas, ni de firmas, ni de nada. Estoy de acuerdo con Elisa cuando dice que mientras seamos intocables, mientras cada cual pueda hacer lo que le dé la gana, mientras que un@ pueda hacer una cosa y otr@ su contrario y todo valga… entonces la solución estará en lo de siempre, en meterte en tu clase y hacer lo que puedas. Si tu intención es buena, tu capacidad también y trabajas, los resultados seguramente serán buenos. Si no… pues más de lo mismo.

    Hay profesores/as que llegan sistemáticamente 20 minutos tarde a clase, hay otras/os que no hacen recuperaciones porque no les da la gana, hay otros/as que no respetan ni los derechos fundamentales ¿y qué? Pues nada, todos somos profesores/as.

    Pero mientras existan los alumnos y a las alumnas y puedan ser los chivos expiatorios… No soy pesimista, creo en la educación y soy feliz en mi trabajo, pero más allá de tu propia individualidad lo demás es todo paripé, papeleo, palabras vacías y muchos muchos sueldos inmerecidos.

    Un abrazo, Juanjo. Y si aceptas mi consejo, a veces no merece la pena contestar a ciertas personas, hablamos idiomas distintos aunque todos usemos el castellano. Quien no acepta ciertos valores como la igualdad de oportunidades y la solidaridad es imposible que eduque en ellos.

  6. Juanjo para que veas que no todo está perdido y para subirte el ánimo y la ilusión te dejo el enlace del blog de Vero una alumna mía de 1º de Bachillerato. Visítalo, seguro que no te arrepientes. El blog se llama Desde mi nube y puedes visitar en:
    http://desdeminube.livejournal.com/

    Más saludos, Montse

  7. Pues siento que compartas unos principios totalmente alejados de lo que es la práctica educativa.
    Pienso que nuestra Consejería ha ido más allá de l9o que debiera sin poner ellos nada para mejorar la claidad.
    Desde hace diez años se habla en la UE de competencias y aquí resulta que nos entreamos ahora. Y en cuatro años quieren que seamos como los finlandeses.
    No. La tan ansiadad calidad viene por otros caminos y algunos llevamos recorriéndolos mucho tiempo sin contraprestación económica y sin necesidad de ella. Porque es nuestro trabajo.
    Quizás algunos vivan en ambientes muy distintos al mío.
    Salud

  8. Hacía tiempo que quería conocer este programa andaluz, gracias por los enlaces.
    Totalmente acuerdo con lo que dices, no haya nada más reaccionario que considerar la nota una cuestión de dignidad cuasi “sagrada”, la nota es el resultado de unos procesos al que no son ajenos, entre otros, los de enseñanza, aprendizaje y evaluación. Incentivar procesos para obtener mejores resultados es de responsabilidad pública.
    Aquí, en la Comunidad Autónoma Vasca, estamos empezando a desarrollar en los centros el proyecto de madurez centro TIC, que también se basa en un modelo de calidad.

  9. Independientemente que estemos o no de acuerdo con la aplicación del susodicho Programa de Calidad, sí que soy de la opinión de Juanjo en que se ha hecho muna lectura interesada y sesgada del mismo, sólo sacando a relucir el aspecto más “materialista” de los incentivos.
    El otro día leí este post Un sueldo por asistir a clase , donde se hace alusión a un programa piloto en Nueva York llevado a cabo en determinados institutos del Bronx que consiste básicamente en que el alumnado cobra por asistir a clase y en base a los resultados optenidos en determinadas pruebas, con idea de darles una opción educativa y un “incentivo económico” frente a otras opciones delictivas mas apetecibles y fáciles que les proporcina la calle y el barrio ¿ Una aberración ? Depende de con qué o con quien lo comparemos. Decían en la barra de un bar dos personajes de una vieja viñeta de El Roto:
    – ¡Yo no me vendo !
    – Prueba a bajarte el precio ( responde el otro).
    Pues eso.

  10. ¿Verdaderamente creen que un supervisor que no tiene nada que ver con el centro pueda ser capaz de realizar una inspección anualmente? ¿O me he equivocado con los Servicios Provinciales de Inspección?
    A no ser que se encuentren dentro del centro dando clase, poco podrán asesorar. Creo que cada centro es un mundo y cada profesor y alumno también.

  11. Espero que no se tome por spam perjudicial. Pero he tenido noticias de esta convocatoria, y bueno quizá pueda interesar a quienes visitan este blog. A mi modo de ver también tiene mucho que decir sobre el asunto de una educación de calidad.
    http://plataformafilosofia.blogspot.com/2008/03/concentracin-sbado-5-de-abril.html

  12. José María

    Una Orden que recoge que los liberados sindicales van a cobrar los 7.000 euros sin pisar un instituto, comienza con mal pie. ¿ Cómo van a contribuir estos señores a mejorar la calidad de la enseñanza en los centros educativos si sólo los pisan cada 4 años para pedirnos el voto ?. Tanto los sindicatos, como la Cnsejería de Educación han dado muestra, una vez más de lo poco que lea interesa la Educación en nuestra tierra.
    La calidad se alcanza con más recursos humanos y materiales en los centros, cubriendo las bajas del profesorad, dotando a los centros de personal sanitario, midiendo objetivamente la productividad del profesoado ( empezando por la asistencia al centro de trabajo ), fomentando el trabajo en grupo del profesorado, formando a éste dentro de su horario laboral ( como en cualquier empresa ), dejando de utilizar el voluntarismo, etc… Yo defiendo la Enseñanza Pública y todo lo que se haga por mejorarla, pues también soy usuario de este servicio como padre, pero con esta Orden, que roza la desvergüenza nada positivo se va a conseguir.

  13. Me extraña que este blog, administrado por un profesor de filosofía, no trate -o al menos no lo hace con mucha frecuencia- el estado de la materia de filosofía en el sistema educativo actual; a mi juicio amenazada -seriamente- de extinción si se siguen las últimas tendencias, como prácticamente ha ocurrido con las lenguas clásicas.Otro tema quizás más grave aún es el estado, para mi lamentable, de la literatura española que apenas cursan una minoría de alumnos. En algunos centros -el mio por ejemplo- no la cursa ningún alumno de 2º de Bachiller.. creo que un sistema educativo en el que no esté presente la literatura del propio país es un atentado a la cultura y pura barbarie.

    Atentamente

  14. Pingback: SOBE EL PROGRAMA DE CALIDAD Y MEJORA DE LOS RENDIMIENTOS. « Juanmimen

  15. Mª Jesús

    Creo que el comentario de José María refleja fielmente uno de los aspectos que se pone de manifiesto en la entrada principal: Que muchos de los que la crititcan no se la han leído. ¿Dónde pone que los liberados sindicales van a cobrar los tan renombrados 7000 €? Por favor, que me lo digan, porque yo sí la he leído y no lo he visto por ninguna parte.
    Después de leer tantos chorros de tinta inadmisibles, que lo único que hacen es favorecer al que no quiere cambiar, me alegro de poder leer un artículo sensato.
    No es la mejor ley de calidad, desde luego, pero lo que sí debemos plantearnos es que la calidad de nuestra enseñanza debe mejorar y con el esfuerzo individual de cada uno, no se va a notar.
    Por algo se empieza.

  16. Estoy en desacuerdo. Es cierto que la medida establece mejorar más variables además de la calificación, pero ninguna de ellas se podrá mejorar si no se proporcionan más medios al centro para ello (más profesores, menos alumnos por clase…).
    La proposición actual parte de la idea de que los medios ya están, y si la educación no mejora es porque los docentes no tienen interés en que mejore (yo creo que después de los padres no hay ningún otro colectivo con más interés en una educación de calidad que la comunidad docente).
    Al final se trata de aplicar un criterio de eficiencia empresarial a un servicio (la educación) que difícilmente se puede evaluar con ese rasero. Con esta iniciativa, no se trata de mejorar la CALIDAD de la educación, sino la CANTIDAD de esta (más aprobados, menos absentismo…). Un evaluador de la propia administración -burocracia interesada en que las estadísticas nutran el discurso triunfalista político- será quien defina cuando se han cumplido los objetivos de esta especie de “plan quinquenal”.

    Podría extenderme con mis ideas, pero tengo mi opinión sobre todo esto en un artículo de mi blog:
    http://brochazosdetinta.blogspot.com/2008/04/la-junta-de-andaluca-compra-aprobados.html

  17. No estamos, Daniel, no estamos. Lo de más profesores ya está regulado y ofertado, lo de menos alumnos por clase no es siempre mejor… ¿Algo más? No se parte de esa idea de que los medios estén. Pero tú tampoco aclaras demasiado qué medios. Y, no te quepa duda, el mejor medio es un profesor que revisa lo que hace, intenta mejorarlo y revisa el proceso no los resultados. Respecto a lo de la empresa ¿y qué? ¿Es malo? ¿Se te ha ocurrido pensar que si el profesorado (según tú la Junta) falsea los datos y salen más aprobados el informe PISA demostraría esa “venta” de aprobados? No se compran los aprobados si nadie los vende. Se incentiva el replanteamiento de procesos educativos, que no sólo son el momento “sagrado” de la nota. Quizás ahí estribe el problema. Lo importante de esta profesión no es la nota, es la consecuencia de un proceso, no su origen.

  18. La dignidad es más que decir sí o no a un programa que yo no comparto, ya que no establece controles externos. La dignidad es cumplir con el trabajo, cosa que muchos no hacen.

  19. Pingback: Contra la dignidad de los “dignos docentes” « Geografía Subjetiva

  20. itzel

    entre a la pagina de tu esquema, me parecio muy bien informado, nomas que a lo ultimo, en donde tienes infografia, deberias cambiarlo por bibliografia, se oye mas complejo y es la verdadera palabra.

    tambien te deberia de sugerir que no fueras tan MODESTO y tan fuerte con tus comentarios, a esos blogs les deberias de poner tu opinion eh invitarlos a que investigen mas, no regañandolos y presumiendoles que tu eres mejor.

    son solo observaciones, no lo tomes a mal.

    – itzel

  21. Vale Itzel, no sé qué quieres decir con lo de bibliografía. Y, además ¿no he puesto mi opinión?

  22. Hoy, hace prácticamente un rato, se ha aprobado en mi instituto… Es genial. Porque un grupo de profesionales magníficos pueda entender que se pueden replantear los procesos. No, no se trata de pagar por aprobar, porque si supongo eso también estoy poniendo en venta mi nota. Se trata de revisar, con objetivos cuantificables, efectivamente objetivos, qué hacemos con los alumnos, con las familias, con el proceso en su conjunto. Llevo años repitiendo esa palabra: proceso, proceso, que mejorándolo mejoran los resultados. Tan sencillo de hacer como un grupo de profesores quiera…

    La literalidad de la orden es impecable, el resto son juicios de intenciones respecto a ella. Vamos a replantear, revisar, evaluarnos, con un buen instrumento. La queja docente respecto a todas las leyes es producto de la falta de autocrítica, del miedo a que alguien nos diga que podemos hacerlo mejor, no más voluntariosamente, sino profesionalmente mejor, PÚBLICAMENTE mejor.

    Es un paso muy significativo, muchísimo más de lo que parece, en la apuesta por un modelo de enseñanza que comprometa de verdad a unos objetivos, y que lo haga personalmente, individualmente, además de como colectivo. Estoy muy contento, y por si algún día, dentro de un tiempo, me da por releer esto, quería dejar constancia del día de hoy. ¡Genial! Ganan los alumnos, porque el programa es sobre su rendimiento escolar y sobre la calidad de la enseñanza, no sobre las retribuciones del profesorado. Aunque eso, muy interesadamente, no se suele comentar por parte de los críticos con el programa…

    (Y ustedes perdonen, estoy muy contento)

  23. ¡¡Enhorabuena!! Sé que te hace mucha ilusión.
    Adelante con tu proyecto y suerte.

  24. ¡¡Enhorabuena!! Sé que te hace mucha ilusión.
    Adelante con tu proyecto y suerte, aunque no creo que nadie pueda discutir que en calidad humana no os vaís a poder superar… En ese objetivo ¡¡mantenimiento!!
    Un abrazo

  25. ¡Muchas gracias, María! He defendido este Plan ganándome miradas de extrañeza en muchos sitios reales y virtuales, de todo tipo, entre otros este post.

    Parece que a la Administración sólo se le puede protestar, y que siempre se equivocan. Pues no es así, no me lo parece, ni es justo. La orden es impecable. Y si se leyera de verdad otro gallo cantaría.

    Y encima añaden profesorado extra para desdoblar las instrumentales en 3º y 4º de ESO, o si el centro lo considera conveniente en otros cursos. Utilizaremos esos profes extras como apoyos en aula: dos con un grupo. ¿Eso no es por parte de la Administración apoyar la calidad de la enseñanza?

    No sé lo que han leído los que están en contra, te juro que no lo sé.

    ¡Gracias de nuevo!

  26. Pues yo leer, sé leer. Lo que pasa es que pienso de forma distinta que tú, ¿o es que no puedo?
    Lo de la pasta desvirtúa la cosa.
    Insisto: mejoremos la escuela pública, los insitutos públicos, pero ya y antes, no porque lo diga la administración y con soborno incluido, sino porque es nuestra responsabilidad.
    Y sí, hay gente que ha dicho sí por la pasta, como otros que han dicho sí por lo buenísimo que es el plan. Los que hemos dicho no… por la pasta no es.
    Cobrarán pecadores por justos y muchos que ya hacíamos las cosas bien y espero que sigamos mejorando, no cobraremos nada por no apoyar algo que no nos gusta, ¿crees que somos tontos y tontas o que no sabemos leer?
    Pero sobre todas las cosas, yo quiero saber por qué cobran los sindicalistas. Es una duda que me corroe. Deberían entonces cobrar la gente de los CEPs, las limpiadoras del colegio y la consejera, total, ya puestos a mejorar… ;-P

  27. Ah, lo de más profesorado para desdobles donde son necesarios, y absolutamente todo lo demás, es algo que debería hacerse extensivo, y que hubiera una evaluación seria de absolutamente todos los centros, a ver qué se hace y qué no se hace.
    Cuando yo era pequeña los inspectores venían al colegio y hasta entraban en las clases, ¡una cosa mala!
    😛

  28. ¿Quién ha dicho que no puedas o que no sepas? Yo no he sido, desde luego.

    Es un Programa de mejora de rendimientos, no de retribuciones del profesorado, y eso no se ha entendido mayoritariamente. Sólo se puede entender que es un soborno desde el punto de vista de aceptar que el profesorado es sobornable, cosa que yo no acepto, por supuesto. No sé tú.

    Insisto, ¿dónde he dicho yo que alguien sea tonto o que no sepa leer?

    A mí, el tema de los sindicalistas me da exactamente igual, pregunta a los sindicatos.

    Discuto lo que quieras sobre la orden, no sobre generalidades que no llevan a ninguna parte ni aportan nada.

  29. Osea, que como no es obligatoria, sino voluntaria, la orden está mal. Entonces no entiendo dónde está el soborno.

    Y la inspectora ha venido varias veces en lo que llevamos de curso, varias, y entrando en todas las clases, en todas, todas.

  30. Esto en tu comentario anterior al mío:
    No sé lo que han leído los que están en contra, te juro que no lo sé.
    Da a entender que no nos hemos enterado de lo que dice. Perdona mi brusquedad, yo es que soy muy pasional con las cosas 😉
    Yo creo que los hay sobornables y los hay que no, tenemos de todo, ¿no crees? Yo por lo menos no soy perfecta, no sé los demás.
    Lo de los sindicatos es un dato interesante, como poco.
    Pues yo no veo inspectores ni en pintura, salvo problemas serios.
    Y siento no haber aportado nada a tu debate, pero no doy más de mí, será la menor calidad, jeje.
    No te enfades tanto, hombre, que has ganado. Disfrútalo y deja que algunos no estemos de acuerdo, ¿qué es lo que te molesta de eso?

  31. @Lola: no me enfado, lo que pasa es que llevo días oyendo generalidades, no discusiones sobre lo escrito en la orden. Y a eso me refería en mi anterior comentario. No hay nada que perdonar, al revés, se agradece la polémica. Yo no puedo pensar que los hay sobornables, al menos en mi instituto, no lo creo, sinceramente.
    Perfectos no somos ninguno, por supuesto.
    Insisto en discutir sobre la orden, no sobre lo que se ha dicho que dice la orden o sobre un juicio de intenciones sobre la orden, o sobre la educación en general.

    Mira, claramente no todo el mundo hace el mismo esfuerzo, ni revisa métodos, ni se lo plantea en serio, ni se lo curra igual, en definitiva. No creo que deban cobrar lo mismo todos ¿no?

    No me enfado, por supuesto que acepto que mucha gente no esté de acuerdo, pero los que hemos defendido esto hemos recibido ataques de todo tipo sobre “dignidades” y no sé qué otras lindezas más. En el post tienes un enlace de un sindicato que hizo un “mapa de la dignidad docente”, incluyendo centros que rechazaban la orden. Por exclusión, me siento literalmente insultado por ese seindicato.

    Si digo que no me interesan los sindicalistas es, entre otras cosas, porque no conozco ninguno, ni uno solo, y no veo que aporten gran cosa a los docentes. Simplemente permanezco ajeno.

    Y no me enfado, está bien esa pasión que muestras, y sólo con pasión podía responderte. Lo disfruto, no te quepa duda. No he ganado yo. Han ganado los alumnos de mi instituto y sus familias.

    ¡Y gracias por volver! 😉

  32. ¡Ah! Y por supuestísimo que has aportado, y mucho, aunque no estemos de acuerdo en nada 😉 ¡Gracias!

  33. Un poné:

    En mi colegio, en el claustro de marras, dice uno: “Sólo presentando todo lo que hace Lola y la de Coeducación, y las bilingües (todas mujeres, qué cosa) ya hemos pasado la evaluación y cobramos todo el claustro. Y se lo agradecemos a las compañeras que tanto se esfuerzan” (dicho en tono irónico-festivo, el hombre, que además no entiende de qué va el Plan de Igualdad, amos no me jodas, yo debería cobrar más que él pero desde el día que nací, no por esta orden)

    Voté que no, aunque fuera por vicio. En primera instancia pensé que sí, y pensé que la pasta me vendría de perlas para el MacBookProdeloswebs, hasta que lo releí todo, y cambié de idea. Ahora echo de menos el dinero, el trabajo lo sigo teniendo, lo hago porque me lo creo, hasta cuando no me sale del todo bien. Y encima me compré el ordenaor, jjj

    Hay mucho que hablar y discutir, a mí aquí me cuesta, pero no es una generalidad decir que cobra gente que no está currándoselo, que hay quien se parte la cara y no cobra (por ejemplo si no salen los 2/3), y que estamos mucha gente haciendo cosas desde siempre, sin que nadie nos dé una palmadita en la espalda, etc. Cuando yo empecé a trabajar las TICs en mi aula, porque me pareció que debía, me dijo una paya que yo estaba creando agravios comparativos a la vista de las familias, y eso no estaba bien. Esa mujer (ahora estamos en colegios distintos) ha dicho sí y va a cobrar y yo no. Cojonuda la orden.

    La calidad se tiene que buscar sin planes específicos, la calidad se hace día a día, con algo más de esfuerzo general, honradez y dignidad.
    Y sí, hay muchos y muchas que cumplen los mínimos y algunos, ni eso.
    ¿Y si renunciamos al funcionariado y trabajamos por productividad? Ya puestos…

    Y pa colmo, a ver cómo se evalúa todo eso… que hoy me han contado cosas muy interesantes aquí sobre los certificados de calidad y cómo se consiguen.
    Yo sé que trabajo bien y duermo en paz. Cuando me suben el sueldo me encanta y además lo necesito, que soy mamá divorciada, pero hay cosas por las que no quiero pasar. Y menos si no me da para quitar la hipoteca.

    Y la administración, que gestione mejor, que hay siete carros de portátiles en mi colegio y ninguno en el de al lado. Y nadie viene a preguntar si se están usando. El que los instaló me dijo: NO tocarlos hasta que volvamos. Yo los cogí cuando el tipo salió por la puerta. De eso hace más de un año y el señor no ha vuelto. Menos mal que Yoooo soy rebelde porquelmundomehizoasínnnnnn ;-PPPP

    Disfruta tu plan, tus dineros y cuéntanos cómo va dentro de un tiempo, como siempre se puede rectificar, igual lo hago 😉

  34. El dinero es lo de menos, @Lola, créeme. Lo que me importa es objetivar procesos, no dejarlo al voluntarismo inevaluable.

    Lo evalúa el equipo directivo y una Agencia nueva. Y veremos. El resto de críticas a la administración son perfectamente compatibles con este Plan. Y muy razonables algunas de ellas, sin duda.

  35. Pingback: Obama, la educación y Andalucía « 14 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s