El dilema del tranvía

Lo que vas a leer te ha pasado alguna vez. Piensa lo que sigue sin pensar en tranvías ni en muertos, porque seguro que se te ocurren traducciones cotidianas…

Un tranvía corre fuera de control por una vía. En su camino se hallan cinco personas atadas a la vía por un filósofo malvado. Afortunadamente, es posible accionar un botón que encaminará al tranvía por una vía diferente. Por desgracia, hay una persona atada a esta vía. ¿Debería pulsarse el botón?

No sé qué responderías tú. Es el dilema del tranvía. ¿Y si pensamos algunas variantes? Sigue pensando sin tranvías ni muertes, traduce, traduce…

Primera la del hombre gordo:

Como antes, un tranvía descontrolado se dirige hacia cinco personas. El sujeto se sitúa en un puente sobre la vía y podría detener el paso del tren lanzando un gran peso delante del mismo. Mientras esto sucede, al lado del sujeto sólo se halla un hombre muy gordo; de este modo, la única manera de parar el tren es empujar al hombre gordo desde el puente hacia la vía, acabando con su vida para salvar otras cinco. ¿Qué debe hacer el sujeto?

Segunda la de la vía en bucle:

Como antes, un tranvía se mueve por una vía hacia cinco personas. Al igual que en el primer caso, es posible desviarlo a una vía distinta. En esta vía hay un solo hombre. Sin embargo, más allá del hombre gordo, la vía se encamina de vuelta a los otros cinco. Si no fuera por la presencia del hombre gordo, pulsar el interruptor no salvaría a los otros cinco. ¿El interruptor debería ser accionado?

Tercera la del hombre en el jardín:

Como anteriormente, un tranvía se mueve por una vía en dirección a cinco personas. Es posible desviar su dirección haciéndolo colisionar con otro tranvía pero, de hacerlo, ambos descarrilarán y se precipitarán colina abajo, atravesando una carretera, hasta el jardín de un hombre. El dueño del jardín, que se halla durmiendo en su hamaca, resultará muerto. ¿Debería desviarse el tranvía?

Cuarta la variante de la esperanza:

Como antes, un tranvía descontrolado se dirige hacia cinco personas. El sujeto se sitúa en un puente sobre la vía con 2 botones a su alcance. El primero sirve para cambiar de raíl del tren hacia una vía en la que matará a una persona. El segundo botón sirve para hacer descarrilar el tren. Como consecuencia de descarrilar el tren con el segundo botón obtenemos un 50% de posibilidades de matar a todas las personas, y un 50% de posibilidades de salvarlas a todas. ¿Como debería actuar el sujeto?

¿Ha llegado alguien a leer esta variante? ¿Estábais dentro del tranvía o pulsando el botón? ¿O ambas cosas a la vez? ¿O en el jardín? ¿O fuera de todo? ¿Y esas traducciones cotidianas que comentaba al principio? Pasa mucho sin tranvías ¿verdad?

La foto es de la galería de Rodrigo Soldon, bajo licencia CC.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. joseluis

    Mi solución se llama “mejor prevenir que curar”
    Paso 1. Juntamos a todos los filósofos (buenos y malos).
    Paso 2. Atamos todos los Buenos a la vía A del tranvía.
    Paso 3. Atamos todos los Malos a la vía B del tranvía.
    Paso 4. Les mandamos el tranvía por la A (la de los buenos, y vacío para no causar víctimas inocentes).
    Paso 5. Le damos el botón para cambiar de vía a los Buenos.

    Ahora ya no es nuestro problema.

    salud

  2. Me encanta acercarme a Lisboa. Subir al Barrio Alto montado un tranvía. Me da eso que los portugueses llaman “Saudade” (una dulce melancolía) …
    Te animo a cambiar la opción tranvía por la de tren de mercancías peligrosas. O mejor, Juanjo, te animo a no tener que matar a nadie, por culpa de tranvías.
    Salud compañero.

  3. El día 7 de junio de 1926, en la Gran Via de les Corts Catalanes, Antonio Gaudí sufrió el atropello de un tranvía que le causó la muerte.

    No hubo allí ningún filósofo para salvarle.

    ¿Habremos de concluir que la Sagrada Familia quedó inconclusa a causa de la Filosofía?

  4. Pingback: El dilema del tranvía

  5. oliver

    ¿Conozco a los sujetos?.
    Si no los conozco la decisión pausible y refendada por el derecho penal es la del menor número de muertos. Si la decisión es al 50% cualquiera es aceptable.
    Si los conozco ¿Deben ser salvados?. (Aquí soslayamos la lesgilación penal)
    En el grupo de 5 sujetos más el gordo, objetos de mi decisión. El conocimiento de alguno de ellos ¿debiera influir en mi decisión respecto a los que no conozco?.
    Todos sabemos la respuesta: es una ponderación amor odio. Que sólo se resuelve en el interes que tengamos en los sujetos.
    Un saludo.

  6. Nicolasa

    joder… esto me pasa por suscribirme… Se-ne-ca possible…

  7. Canibal

    Quiero denunciar la persecución y censura que sufrimos los pobres psicópatas asesinos.

    Y del tramvia decir que es una verguenza el poco numero de victimas disponibles y el que no lleve las ruedas afiladas como cuchillas.

    La dinamita mola mas para los ejercicios mentales y problemas con cadaveres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s