Jane Elliot: Una clase dividida

Aquí debajo tienes, dividido en seis partes, el documental A class divided. Se trata de un trabajo realizado por William Peters en 1985 a partir de la grabación original del ejercicio que llevó a cabo la maestra Jane Elliot en 1968, poco después de que fuera asesinado Martin Luther King. El documental empieza con el reencuentro de los ex-alumnos de tercer grado (que allí se cursa con nueve años), ahora adultos, con su profesora Jane Elliott, en su antigua escuela de Riceville (Iowa). Allí, catorce años antes, habían tenido la experiencia de un ejercicio sobre discriminación, vivido en primera persona por los alumnos durante dos días, y que despertó controversia.

En el aula, el primer día, se consideró mejores y superiores a los alumnos de ojos azules. El día siguiente a los de ojos marrones. Los roles de opresor y oprimido eran rápidamente asumidos por los alumnos, y es muy curioso ver sus reacciones. El documental continúa con unos internos de color de una prisión de máxima seguridad del norte de Nueva York. Estos acaban de ver un documental sobre el el ejercicio de Elliot con trabajadores del sistema penitenciario, en el contexto de un taller sobre Sociología. Al final del ejercicio, los empleados de la prisión comentan sus reacciones ante las actitudes discriminatorias y el tipo de trato que acaban de experimentar.

Es una buena excusa para pensar, entre otras cosas, en las posibles discriminaciones, quizás algunas inconscientes, que pueden darse en la escuela de hoy en día. Y en los roles que, tanto en la sociedad como en la escuela, hacemos desempeñar y desempeñamos. Y para repensar métodos de enseñanza. Ojo, no es un experimento científico, sino un ejercicio.






Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Juanjo, me ha encantado el documental, me lo he tragado sin pestañear. Muchas gracias por enseñárnoslo, ya se lo he recomendado a varios profes.
    Un saludo

  2. Me alegra, porque este tipo de vídeos largos no suelen verse. Es decir, que creo que una hora delante de este blog no lo soporta nadie. Yo también creo que es un interesantísimo documental. Y gracias por recomendarlo.
    Un saludo.

  3. Alex

    Os quiero explicar una historia curiosa, que podría tener algo que ver con Jane Elliot, porque parece como si alguien con algún tipo de problema personal hubiera leído algo sobre ella y lo aplicara a su manera. Fue allá por el año 85:
    Empecé sexto de EGB, y mi profesor de matemáticas, nada más llegar, nos lanzó una frase contundente: “Me han dicho que en mi clase hay una superdotada y dos “burros”. Pues yo voy a convertir a los burros en inteligentes y a los inteligentes en burros”. Puso un examen nada más comenzar, y puso un diez a los dos “burros” y al resto de la clase notas bajas. A mí, la supuesta superdotada, me puso un cero. A partir de entonces mi rendimiento cayó en picado, en las materias de ese profesor y en las demás. Aunque utilizó un truco, porque durante todo el curso los exámenes fueron una hoja con veinte sumas de fracciones; él sabía que si en verdad yo era sd, aquello me destrozaría. Fue un ataque directo. Aún hoy en día no entiendo qué perseguía con todo aquello.
    Al final el cuerpo docente se preocupó, empezaron a investigar y lo despidieron unas semanas antes de los exámenes finales, pero el daño ya estaba hecho.
    Yo lo olvidé, y seguí con mi vida. Viendo desde fuera, parece que no me ha afectado, porque soy licenciada en química, y me he sacado un par de másters, voy currando y parece que las cosas me van bien. Pero por dentro las cosas son diferentes: Tengo fobia a los exámenes, y cuando alguien, incluso en el trabajo, me pregunta algo, tengo una tendencia inconsciente a responder mal. Tengo un recuerdo de la facultad, que se repetía mucho: Repasando el examen, suspendido por los pelos, yo era capaz de ver todos mis errores antes de que me los dijera el profesor, y ellos se quedaban parados. Me solían decir: Si lo sabías, ¿Por qué no respondiste bien?
    Bueno, ya sé que un coñazo tan extenso no se lo va a leer ni cristo, jaja, pero creo que es un caso curioso, a colación con lo explicado en el foro sobre Jane Elliot.

  4. Cristo no creo que esté en condiciones de leerlo, Alex, pero no es ningún coñazo. Al revés, es muy significativo lo que comentas. Y tiene mucha miga. Así que gracias por contarlo y saludos.

  5. joseluis

    Hola a tod@s
    A mi me pasó una cosa parecida a la de Alex.
    En 1º y 2º de secundaria tuve un profe de mates que era muy creativo, por ejemplo hacíamos competencias de teoremas falsos, la trampita estaba en alguno de los supuestos. Era muy estimulante, yo era el primero de esa clase.
    A mitad de 2º el profe se fue, y el que vino se empeñó en demostrar que los dos “mejores”, éramos tontos. En realidad éramos los que más nos divertíamos y alborotábamos montados en la sobreexcitación de lo que ahora se que se llama El Acto Pedagógico.
    Al otro compañero directamente se lo dijo el primer día “usted se parece a un tonto de la televisión”. Pasaron nada más que 43 años y todavía me acuerdo de la cara que puso “el loco” Prieto, como llamábamos cariñosamente en clase a mi compañero. En esa época hubo un famoso delincuente llamado así, y nosotros decidimos tener nuestro Loco Prieto particular.

    De ahí en adelante tropecé con las matemáticas continuamente, incluso tardé dos años más de lo necesario en licenciarme porque no “podía” con las mates.

    Resumen: El profesor aquel tuvo éxito. Yo sigo tropezando con las mates, Prieto no se a qué se habrá dedicado, pero sospecho que a la mecánica celeste no.

    Cada vez que me tocó un alumno un poco “payaso” me acordé de Prieto, pensé en qué carencias afectivas lo aquejarían, qué inquietudes tendría, y lo traté con especial dedicación y cariño, recordando y de alguna forma rindiendo homenaje al Loco. A los 12 años (y después también) muchos chicos necesitan llamar la atención a como de lugar. Destacando en matemáticas o llenando las peredes de graffitis.

    Yo también pido perdón por el coñazo.

    salud

  6. Reblogueó esto en Mi mundo color Rosay comentado:
    Esta noche viendo Cuarto Milenio, en las reflexiones que Iker Jiménez hace al final del programa, explicó un experimento sociológico que una profesora americana hizo a sus alumnos. Buscando para verlo lo he encontrado en el blog https://elblogdejuanjo.wordpress.com, y me ha gustado tanto que quiero compartirlo en mi blog, vale la pena tomarse unos minutos para verlo.

  7. Fede

    Excelente video, también cmo Sara lo ví en Cuarto Milenio.
    Sencillamente gracias

  8. Pingback: Yo también me drogo - POLIKRACIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s