Sugus y Brandy

El primer desamor se arrastra dentro, y ahí pernocta como una tenia aburrida. Con los años vuelven las mismas luchas de entonces, pero menos sísmicas. Desamor genético y generacional. Más tarde tus vástagos serán tú y el ciclo, perenne, continuará para siempre.

Me ha llamado mucho la atención el título y la frase de arriba. La leí al encontrarme el sugerente cortometraje de Ander Duque que tienes aquí. Me da auténtico miedo ver a los niños repitiendo o anticipando, según se mire, historias de mayores, porque quizás no quiero que existan esos universales transgeneracionales. Y casi que también me da miedo al revés. Uf, no sé si me ha quedado pesimista todo esto. O simplemente es así. Merece la pena verlo. Nunca mejor dicho.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Dios no repite errores, dicen. Y yo añado: siempre que seamos capaces de prestar atención y ser honestos y honestas, porque casi nadie quiere ver lo que se esconde detrás de todo esto.
    Yo no soy pesimista, pero las cosas en este aspecto, están cambiando poquísimo, o menos. Y a mí me revienta.
    Educar la autoestima de hombres y mujeres para, nunca más, conformarnos con menos de lo que queremos y merecemos 😉

  2. Salirse de la fila

    Uffff! No me ha gustado nada de nada el vídeo. Esos niños emulando a sus mayores, es esperpéntico. Dependerá de nosotr@s, si acaso somos capaces de llegar a la adultez, que nuestros vástagos vivan vidas ya trazadas o les ofrezcamos un abanico de posibilidades para que guíen sus vidas. Que aprendan a diferenciar entre vivir una década de intensa y enriquecedora experiencia o reproducir un mismo año diez veces. Da miedo sí, comprobar que a veces los adultos son los niños, y al revés.
    Esto es cuestión de autoestima… y de mucho más, Lola. Es un tema complejo.

  3. Magnífico video. Es algo esperpéntico como comentaba salirse de la fila, es desconsolador pero a la vez subvierte el sentido de la propia historia.

    Genial.
    Salud company.

  4. Garum

    Nada nuevo bajo el Sol, aunque lo pongas bajo una interpretación infantil, “ya no me gustan tus juegos…” El ser humano cambia, con pareja o sin ella, y se adapta a nuevas situaciones…

    Me ha gustado esta provocación…

  5. Clepsidra

    Genial y real…..la niña pone los vellos de punta….

  6. Yo también creo que la historia es muy, muy puñetera y que casi que se ríe de sí misma, aunque resulte desagradable verla, o precisamente por eso.

  7. Estoy con salirse de la fila, no me ha gustado. Me explico: En realidad, ¿qué cuenta el corto? Es decir, pensad en el mismo corto protagonizado por adultos. “Lo siento, cariño, estas cosas pasan”, “Vete”. El guión no se llevará un Oscar, la verdad. La única diferencia con un corto malo y aburrido es que está protagonizado por niños. ¿Tiene algún sentido?

    A mi lo que me asusta son todos esos adultos que prestan a sus niños para hacer cosas de estas, que ellos no pueden elegir, y estoy pensando en todos los niños que salen en la tele cantando, bailando o lo que sea, como Raulito, María Isabel y la de los gorilas, de la que, afortunadamente, ya no recuerdo el nombre. ¿A quién le hace ilusión salir por la tele, a los niños o a los padres?

    No sé, siempre me pareció una muestra de la perversidad de los adultos, y aquí puedo ser un poco demagógico pero, ver a una ñiña de 10 años vestida como una de 20 y bailando con actitud provocativa, ¿no es una forma de pederastia a bajo nivel?

  8. Da-beat, es curioso, creo que tu segundo párrafo lo suscribiría el director y guinista del corto, que ,estoy deacuerdo, sin ser una joya, sí se vuelve contra sí mismo de una forma un tanto confusa, que es la que me interesó en una lectura con mucha mala idea.

    Coincido contigo, es casi pederastia, o al menos también me lo parece, y creo que es lo que deja ver el corto. O no lo he entendido bien, que también es posible.

    ¡Saludos!

  9. Salirse de la fila

    Eso es lo que quería expresar en mi anterior comentario, Da-beat, pero tú lo has explicado mucho mejor y yo quise contar demasiadas cosas al mismo tiempo 🙂 El vídeo atenta contra la dignidad de la infancia.

    Y no sé si lo que dice Da-beat lo suscribiría el director del vídeo, Juanjo, no lo sé, aunque trate de quitarle hierro con las tomas falsas.

  10. Vengo de contestar en el post sobre el Homeschooling, y me doy cuenta de que, entre mi colección de ejemplos, no puse este. ¿Les preguntan a los niños si quieren salir cantando en la tele? Igual lo hacen y los niños, claro, dirán que sí. Pero, ¿es un sí meditado, responsable?. Definitivamente, los niños perteneces a los padres, nos guste o no.

  11. Javier Sand

    ¡¡Cuanto exceso de demagogia panfletaria!! Aquellos que se quedan en la forma sin ver el fondo, en la moralidad barata, en las doctrinas asimiladas con embudo sin meditarlas, nunca entenderán el sentido, no de esta, sino de cualquier expresión artística. ¿Qué pasa? ¿Ahora los niños tampoco podrán hacer las obras de teatro de fin de curso porque no saben lo que hacen? Señores, se acaban de convertir en talibanes de la moral de barrio más barata. Viven en la provincia de Barataria y sus comentarios suenan tan retrógrados como ridículos. Este corto, como otros, es una maravilla sensible y certera que emociona y conmociona a quiénes han vivido, simplemente, han vivido y han tenido experiencias vitales. No se preocupen, ahora marchen en hordas protestantes a las escuelas y prohiban las obras de teatro de navidad. Al niño, señores, hay que DESCUBRIRLE VOCACIONES, hay que provocarle estímulos, sensaciones y experiencias; todas ellas serán beneficiosas. Ojalá a mí alguien me hubiese dado la oportunidad de hacer un trabajo así.
    Atentamente,
    Un hombre sensible

  12. ¿Te pasa algo Javier? Te noto un poco tenso… y aquí estamos entre amigos. Anda, siéntate y relájate.

  13. Javier Sand

    Soy vehemente, es mi naturaleza, lo que pasa es que me agotan las petulancias altivas y pseudointelectuales; estoy muy cansado de ellas. Yo también hago cine y me he encontrado con cada comentario en mis trabajos que da risa, pero los más descabellados y ridículos los he leído aquí.

  14. Javier Sand: pues ya sabes lo que no tienes que leer, este blog.

    Es muy significativo que reclames libertad artística y te moleste, y tanto, la libertad de opinión respecto a ese arte o respecto a lo que puede que no nos entusiasme como esperas. Dictaduras esteticistas difusas ni una, Javier, ni una. Ahí sí que no trago.

  15. Javier Sand

    Por supuesto, criticar el arte es lo que hay que hacer. Venir con “moralinas” no. Decir que este corto “es casi pederastía” no tiene nada que ver con una crítica artística. Sólo leerlo ya me provoca escalofríos entre lo ridículo y la verguenza ajena. ¡¡¡”Dictaduras esteticistas difusas”!!! ¿No tienes mejor manera de decir las cosas que acudiendo a pedantismos? Con esos barroquismos tú tampoco vas muy bien Juanjo. Me da la impresión de que haces un esfuerzo por alejarte de la sencillez por miedo a resultar simple; peligroso e inseguro camino Juanjo.

  16. Salirse de la fila

    Por cierto, Juanjo, olvidé decir que este corto me provoca escalofríos al verlo. Que en el arte, la forma es el fondo y que, como colaboradora de UNICEF, lo encuentro estéticamente inapropiado por la imagen que ofrece de la infancia, porque l@s niñ@s, afortunadamente, sí saben lo que hacen. Ni sencillo, ni simple.

    Pero no he venido aquí a critic-arte, que no es lo mío 😉

  17. Contesto, por alusiones, a Javier Sand, y me declaro culpable por pensar que una obra de teatro navideña en el colegio y un espectáculo Navideño en el Especial Nochevieja de La1 o Tele5 no son lo mismo. Y sigo sin verlo, por más que lo intento. Sobre todo porque en las obras de teatro lo principal no es ver a los niños actuando como personas mayores, como ocurre en este corto. No veo arte, la verdad, sigo pensando que lo único especial en él es que está protagonizado por niños.

    Y hay muchas películas protagonizadas por niños (o en las que salen niños) que me gustan, y alabo las actuaciones de los mismos por lo mismo: porque lo principal no es ver a los niños en situaciones de adultos, lo principal es la historia.

    Pero lo dicho, asumo la culpa como mía, por no ser capaz de ver otra cosa en este corto. Soy “estrecho de miras” y agradezco que intentes ampliar mis horizontes, aunque en este caso no me convenza.

    Saludos.

  18. He recordado otro corto con niño, “Sirenito”, que si no recuerdo mal ya salió en un post de Iguales. Lo he vuelto a ver y he hecho lo propio con “Sugus y Brandy” y, arriesgándome a ser pesado, me reitero: No son lo mismo. “Sirenito” tiene una historia y lo importante es lo que cuenta, no que salga un niño. El niño sale porque es necesario para la historia. En “Sugus y Brandy” los niños salen porque, sin ellos, no hay historia.

  19. Javier Sand: por un momento creí que habías leido los comentarios, ahora compruebo que, simplemente no has entendido nada de nada. ¿He dicho yo que este corto es “casi pederastia”? Mira, Javier, cuando contesto a Da-beat en mi comentario del 8 de octubre (léelo en contexto) le quiero decir, y cualquiera que lea lo entiende, que es casi pederastia ese tipo de programas televisivos que Da-beat comenta. Y añado en ese comentario mío: “creo que es lo que deja ver el corto”. Es decir, que si lees bien mis comentarios y no le das rápido hacia abajo en tu navegador, verás que defiendo desde el primer momento que el corto, de una manera un poco paradójica, es más una denuncia de lo que se hace con los menores que otra cosa. Y lo sigo manteniendo. ¿Lo entiendes?

    Por lo que respecta a mi forma de decir lo que me parece, es la que quiero, y no me hacen falta, ni son bienvenidos tus análisis baratos. Más sencillo: digo aquí lo que me da la gana y como me da la gana. Eso sí, no insulto como haces tú. ¿Entiendes esto también? Tu próximo comentario en ese tono lo elimino y punto. Avisado quedas.

    Salirse de la fila: jejeje, y que yo siga defendiendo que el corto merece la pena. Visto lo visto igual me lo pienso 😉 ¡Gracias!

    Da-beat: sigo viendo otra cosa en el corto. Insisto, lo mismo me equivoco, pero creo que es intención del corto, y lo que lo salva, volverse contra sí mismo. Indiscutiblemente, Sirenito, que efectivamente puse en Iguales, es otra cosa, muy distinta. Y mucho mejor, vamos.

    ¡Saludos!

  20. KC

    Me parece a mí que más de un@ debería leerse un manual sobre críticas… 😀 Y no porque el objeto criticado pueda ser bueno o malo según nuestro gusto, sino porque no sé qué tendrá que ver el tocino con la velocidad… Ni mucho menos la pederastia con un guión que requiere niños.

    En fin…

    Saludos.

  21. Pingback: Escuela de Madres y Padres Responsable « AMPA La Latina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s