Crónicas de la dirección de un instituto (VIII): De extraños finales

Hace poco cumplí mi primer año como director de mi instituto. Ya dije aquí, y antes en mi claustro, que me quedan tres como mucho. Toda una experiencia llena, sobre todo, de trabajo y más trabajo. Estimulante y absolutamente provisional. Con la sana provisionalidad que da la plena conciencia de servicio público, de educación pública.

Pero me pongo a leer y, ante mi sorpresa, no son pocos los casos en los que los procesos de renovación o sustitución de las direcciones de los institutos se complican tremendamente. Montse nos contaba hace poco en dos entregas (I y II) el pintoresco -se me ocurren otros calificativos- procedimiento de elección de nuevo director que han vivido en su centro. Al mismo extraño proceso, Ramón le ha dedicado tres entradas con el tragicómico título “En ocasiones… veo carteles” (I, II y III).

Y el que ellos cuentan no es el único caso de extraños finales de mandatos y procesos de renovación del cargo rocambolescos a más no poder. Si uno lee un poco las noticias, la cosa no mejora. Por un lado, leo que los alumnos de un Instituto de FP de Vigo piden la dimisión de su director. Al parecer, se dirigió de forma violenta a los miembros de la comisión de selección de nuevo director. A ello se unen acusaciones de embriaguez reiterada. Por otro, hace poco, una exdirectora era desalojada de su despacho por la Guardia Civil. Al parecer, como una les parecía poco, el centro contaba con dos directoras. No es extraño, sino muy razonable, que Carlos Cabanillas pidiera que alguien lo explicara. Para reír, si no fuera para llorar.

No deja de sorprenderme esa capacidad para perder la perspectiva de provisionalidad que, por justicia con su comunidad educativa y con uno mismo, debe tener el máximo responsable de un centro educativo. Solamente si se privatiza el objetivo de este servicio público pueden darse esos extraños finales. No entiendo porqué no son extraños. Ni porqué hay algunos que no quieren que lleguen esos finales.

La foto de arriba es de Antonio Más Morales.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. ¿y cómo te explicas que en algunos centros las direcciones lleven más de veinte años?
    ¿es posible oponerse a una dirección tal?

  2. Pues sólo me lo explico si lo que hacen es servirse del cargo para dejar de dar clases, porque no les guste darlas o porque sean unos peseteros que no quieren perder un puñado (por cierto, nada grande) de euros al mes. Efectivamente, hay casos, Serenus, muchos casos, de fosilizaciones directivas. Desde luego, en esas condiciones es muy difícil que funcionen los centros, porque siempre hay alguien con ideas nuevas, o al menos con otras, y porque hay que levantar alfombras de todo tipo a menudo. Es penoso lo que comentas. Pero es cierto.

    Un saludo.

  3. maría

    Acabo de tomar posesión en un equipo directivo. Nuestra candidatura también ha tenido que vivir una rocambolesca situación y no pocas presiones para retirarnos del proceso: los que se iban, habían designado “heredero” y se trataba de que nadie se presentara, para que las autoridades educativas lo nombraran de oficio… Había dos candidaturas -sin equipo completo- y casi lo logran pues consiguieron empate en la votación del claustro… No contaban con que quien tenía que tomar la decisión se leyó los proyectos de dirección, currículos de candidatos, realizó entrevistas, etc. y tomó la decisión que consideró más adecuada… Y ahí estamos…llegó el 1 de julio y la gente se largó de vacaciones -estamos fuera de España-, nos dejaron el centro, los papeles, los despachos -alguno tenía el síndrome de Diógenes- y todo el trabajo… Bueno… coincidimos con Juanjo en el carácter provisional y la temporalidad de este trabajo… En el Exterior, todo se magnifica… hasta las tendencias absolutistas y las megalomanías… También el compromiso, máxime si nos encontramos en un país de la otra orilla, con una democracia? incipiente ? Sólo la ilusión y el compromiso de hacer de nuestro centro un espacio de libertad y aprendizaje mutuo nos ha motivado y nos compromete, pero somos conscientes de las dificultades que nos esperan y nuestro proyecto, como el tuyo, Juanjo, también tiene fecha de caducidad… Se admiten apoyos y sugerencias…

  4. Otra curiosa costumbre: los delfines 🙂

  5. Muchísimo ánimo, María, que se aprende cada día. En mi corta experiencia, habiendo EQUIPO directivo, con mayúsculas, todo se puede llevar adelante. Aunque hay decisiones que son muy específicamente de la dirección.
    Y no olvides a los profesores, que sin ellos todo es absolutamente imposible, y con ellos todo es posible. Ya sabes dónde ando para cualquier cosa. Insisto: mucho ánimo.

    Serenus: como si se heredara, como si se heredara. Lo que dice María. A más de uno le faltaría hacer testamento por si le pasa algo en pleno curso: “Y dejo el instituto a Fulanito…” 😉

  6. Maribel

    María, ante todo, decirte que “es posible”. Es posible sentir el centro como algo compartido, como dice Juanjo, con un buen Equipo, con complicidad y muchas ganas de trabajar, y de ser realmente un servicio público. Yo he tenido la suerte de presenciar cómo el IES Domínguez Ortiz ha llevado a cabo este curso un Proyecto Educativo, con un pedazo de Equipo a la cabeza, y es posible. Así, que, manos a la obra.
    Decir, por otra parte, que cada día estoy más convencida de que la gente que “no suelta los cargos”, a pesar de que se le invite a ello, es por “rellenar” graves carencias personales que, mientras saltan a la vista de toda la humanidad, ellos, o ellas siguen pensando que “lo hago bien”, “que no se me reconoce el trabajo”, “que he cambiado”… así hasta la saciedad. En ocasiones, la dignidad personal debería estar por encima de toda la “mierda”, con perdón, personal.
    La provisionalidad es el arma de todos los sabios.
    Un fuerte abrazo.

  7. Juanjo, adelante y que no decaíga, tenemos la misma edad “directivamente” hablando.
    ¡¡Que pocos dias te quedan para Agosto! 😉

  8. Maribel: Equipo, Equipo, Equipo Y SERVICIO PÚBLICO, efectivamente. Lo que tantas veces hemos hablado. Y es al revés, nosotros hemos tenido la suerte de que estés en nuestro instituto, trabajando en la misma línea desde la central de esta “sucursal”.
    Tu segundo párrafo no tiene desperdicio.
    Un abrazo.

    María: no decae, no decae. Al revés, estamos “volando”. Cuenta atrás, que descanse el personal que el año que viene promete mucho. Algunos planeamos el futuro y aquí seguimos, porque o nos anticipamos o empezamos con improvisaciones. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s