Crónicas de la dirección de un instituto (VII): De tiempos y otras evaluaciones

Este pasado martes, el equipo directivo de mi instituto pusimos nuestros cargos, explícitamente, de verdad y con una claridad meridiana, a disposición del claustro y les entregamos a todos los profesores un formulario abierto para que nos evaluaran. Desde que llegué tenía clara la idea: cuatro años. Nos quedan un mes y tres años de dirección, y ni un minuto más. Pero, eso sí, renovando anualmente la confianza del claustro.

Y no lo digo con molestia, desgana, cansancio ni nada por el estilo, sino con una sonrisa en la cara, muchas ideas y todas las energías del mundo. Siempre he pensado que es malo perpetuarse en los cargos, hacerse o creerse imprescindible, no ceder testigos en esta carrera de relevos que creo que debe ser la dirección de un centro educativo. Hay que “correr” todo lo que se pueda, y lo estamos haciendo, mientras uno tenga el testigo en la mano, sin convertir la carrera colaborativa en un maratón en solitario. Y me va a tocar demostrar, dentro de tres años y poco más, lo que desde el martes ya consta en acta, la cesión del testigo. Abrir de verdad, por dentro, instituciones como los centros de enseñanza creo que es necesario y conveniente. Uno de los grandes problemas de muchas organizaciones, y creo que de la democracia en general, es que demasiado a menudo se olvida el motivo por el que el que gobierna o conduce algo, lo que sea, lo hace. Y creo que deberíamos recordarlo más veces: el procedimiento, los tiempos, el motivo y los resultados.

Ahora que llegan las evaluaciones, y las de segundo de bachillerato acaban de pasar, me quedo pensando si las directivas de los centros se evalúan, evalúan su trabajo, y si se someten a evaluación. Y si se evalúan muchas más variables: nosotros andamos en ello. O quizás solamente evaluamos a los alumnos. ¿Evaluamos horarios, agrupamientos, estructuras, jefaturas de departamentos, porcentajes de promoción y titulación, rendimientos por asignaturas, cumplimiento de programaciones, resultados de programas de todo tipo, etc, etc? ¿Nos evaluamos los profesores? ¿Y el grado de satisfacción de alumnado y sus familias? ¿No cuenta para nada en un servicio público? Porque un instituto es un servicio público ¿no?

Ya sabes que la imagen de arriba pertenece a Tiempos modernos.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Felicidades por esa evaluación y espero que sea siempre para mejorar. En esto de los claustros, ya se sabe.
    Enhorabuena.

  2. No es muy habitual esa actitud transparente, desprendida y esa disponibilidad. La norma suele ser agarrarse patéticamente a los cargos -y, claro, después de 10 o 20 años es muy duro volver (imposible, quizá) a las 18 horas de clases.. y claro hay que trampear mucho para seguir.

    Te felicito. Y espero que -en ese tema- no cambien tus convicciones.

    Un saludo.

  3. ¡¡Totalmente de acuerdo contigo!!
    Los proyectos de dirección se empiezan y se deben acabar, ¿cuatro años? ¡Pues cuatro años!
    Y después que coja el testigo otr@, preferentemente el que mas “lata” te haya (o nos haya) dado.
    La evaluación que te han hecho casi me la imagino, sin conocerte personalmente, me da la impresión por lo que te leo que eres bastante transparente.
    Adelante que ya solo nos queda un mes y tres años 🙂

  4. El problema es cuando termina un periodo, se comunica en un claustro, se pregunta y hasta se anima a los/las compañeros/as a coger el testigo, el relevo, y nadie, absolutamente nadie, mueve un dedo. Todos/as miran hacia el suelo. Y yo, que teniendo destino definitivo en otro centro desde hace 6 años llevo 5 años como jefe de estudios en comisión de servicio por cargo directivo, me pregunto: ¿No hay entre 80 personas ninguna que tenga ilusión por cambiar las cosas? ¿No hay nadie que desee darle un rumbo nuevo a una comunidad educativa? ¿No existe quien quiere comprometerse de otro modo con un Centro Educativo? ¿No hay personas ya con voluntad de servicio, entrega, ganas y entusiasmo?

    Personalizaré ahora. Las críticas a mi gestión son numerosas de entre el claustro. Les doy la razón en muchas cosas, acepto de buen grado las críticas constructivas y soy el primero que soy muy crítico con mi gestión en este último curso después de 5 años de entrega absoluta al cargo por la Comunidad Educativa. Por eso creo que ha llegado la hora de que alguien ocupe ese puesto. Alguien con ideas, formas y estilos nuevos, con ilusión y fuerza para llevar a cabo el proyecto. Pero ¿quién? Todo el mundo se esconde bajo las piedras y algunos/as hasta en la casita de mi amigito el ratón del despacho de la jefatura (a)
    ¡Bravo por esa valiente evaluación claustral! Un año para un proyecto directivo es poco. Os honra el poner el cargo a disposición del claustro. El jefe de estudios es nombrado por el Director Territorial a propuesta de la dirección del centro. Yo, al final de cada año, he puesto mi cargo a disposición de la dirección del centro.

    Conozco bastante bien a Juan José y sé que él mismo y el equipo que dirige se están entregando en su trabajo. ¡Ánimo!, seguid adelante, estoy seguro de que aún os quedan proyecto, ilusiones y fuerza. Un abrazo, Juan José, extensible a tu equipo. Sois unos valientes.

  5. Bueno, Juanjo, vaya rollo esto de compartir inquietudes similares… 🙂 Sigo esperando, paciente, la disidencia… ¡Todo llegará!
    A mi me encantaría participar en un proceso de evaluación en el que intervinieran también los alumnos y sus familias (y si voy más allá, hasta la calle en la que se encuentra el instituto). Habria que practiar la humildad y la templanza para ser capaces de escuchar lo que tienen que decir, ¿no crees? Sobre todo, porque en algunas ¿o muchas? cuestiones tendrían razón… Y también por algo más: porque podrían marcarnos algunos caminos que para nosotros siguen siendo invisibles…

    Por si te interesa, quizá más cuando estés de vacaciones, ahí va la el enlace a una nueva revista digital centrada en el tema de la evaluación. El primer número está recién salido del horno.

    Se llama Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa
    http://www.rinace.net/riee/

    Un abrazo y ¡que la fuerza te acompañe!

  6. Juanjo,… ¡impresionante! De punta se le ponen a uno los pelos y es que creo estar leyendo algo parecido a un relato de ciencia ficción o que pertenece a otro mundo. Someter vuestra continuidad a la voluntad expresada en secreto por el Claustro es la máxima expresión del valor, de la transparencia, de la honestidad y de la integridad, aptitudes (y no actitudes) que me parecen, como decía, de otro mundo. Mi más sincera enhorabuena, sinceramente.

    ¡Saludos!

  7. Juan

    “Este pasado martes, el equipo directivo de mi instituto pusimos nuestros cargos, explícitamente, de verdad y con una claridad meridiana, a disposición del claustro y les entregamos a todos los profesores un formulario abierto para que nos evaluaran. Desde que llegué tenía clara la idea: cuatro años. Nos quedan un mes y tres años de dirección, y ni un minuto más. Pero, eso sí, renovando anualmente la confianza del claustro.”

    Y… ¿qué ocurrirá si la mitad del claustro te evalúa negativamente?. Supongo que presentarás tu dimisión. ¿Y si la Delegación no te la admite?
    Vuestros cargos no están a disposición del claustro.
    Un saludo.

  8. Me hierve la sangre. ¿Juan recuerda a un presidente del Gobierno llamado Suárez? Una cosa es que en este conjunto de naciones llamado Estado español no dimita casi nadie y otra muy distinta es que no te dejen hacerlo. Creo que Juanjo podrá responder a la primera pregunta (creo conocer la respuesta).

  9. Clepsidra

    Si la mitad de dicho claustro evaluara negativamente el trabajo realizado por la dirección del IES ADO, la lucidez y la coherencia serían palabras inexistentes en la RAE ante tan evidentes logros y resultados satisfactorios. Me consta, como evaluador y como observador, que la evaluación del claustro será más que positiva. Esta dirección Promocionará. Saludos

  10. Juanjo eres alucinante, lo que dices es admirable y deseable pero nunca jamás lo he visto. Si vieras cómo se están llevando a cabo el proceso selectivo del nuevo equipo directivo de mi instituto alucinarías. He prometido un post al respecto pero mientras tanto sólo te adelanto que en principio el gran problema era que no había candidatos. Después, cuando algunas/os dimos un paso adelante, se han sacado candidatos obligatorios/as ya ves, los que dicen que hay que educar en la democracia nombran candidatos a dedo y además piden discreción. ¿Es que hay algo que ocultar?

    Por otra parte, nadie quería asumir la responsabilidad, pero luego todos se están que trinan. Es decir, que ese aparente no querer nadie no es más que apariencia. Así que, Ricardo, recuerdes que las apariencias engañan. Ofrecerles directamente el puesto a varios y verás qué sorpresa encontráis. La gente lo que no quiere es ser valiente.

    Juanjo no cambies nunca, enhorabuena, un saludo, Montse

  11. La clave está en las preguntas finales: el profesorado es un evaluador por deformación, incluso si se crea un servicio para su propia evaluación acabará siendo su única función ser objeto de evaluación, de infantil a la uni, en esto no hay diferencias… ¿Y lo cansado que resulta…?

  12. Es absurdo y a la vez tristísimo que lo que muchos consideramos normal parezca extraño, “de otro mundo”, “ciencia ficción”, “alucinante”, “valiente” y similares. En cualquier caso muchísimas gracias por vuestros ánimos y muestras de apoyo. En el fondo, detrás de esto está una determinada concepción de servicio público que compartimos, un posicionamiento moral.

    Por si a alguien le sirve el procedimiento, abierto a día de hoy, es éste. Se entregó en claustro un formulario de valoración abierto a que cada profesor escribiera lo que le pareciera y como quisiera. Por supuesto, no aparece por ningún sitio la necesidad de firmarlo, y así se dijo: no había que poner el nombre. Se dejó una carpetilla en conserjería para que vayan dejando cada uno su formulario sin tener que darlo en mano a nadie. Y en ello estamos.

    Juan, tu comentario ignora la diferencia entre legalidad y moralidad. Y no sólo la ignora, sino que es ajeno a los motivos, legalmente recogidos en BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía) y los procedimientos de dimisión motivada y razonada. ¿Estás a favor de directores profesionales, sin clases, administradores externos llegados a los centros como si un instituto fuera RENFE?

    Desde el 1 de julio del año pasado, tengo el ejemplar en el que se regulan los motivos de la dimisión en el primer cajón de mi mesa. Indiscutiblemente, no haría falta ni siquiera la mitad del claustro para que dimitiera. Es absurdo pretender dirigir un centro a la contra, y eso lo entiende perfectísimamente la administración, que ya lo he consultado donde he tenido que hacerlo por si acaso. ¿O crees que me permito decirlo en claustro sin prever la posibilidad y ver la forma de hacerlo? Pues sí, lo había consultado porque la puesta a disposición del claustro es, insisto, de verdad, no una pantomima. No te quepa duda de que dimitiría y de que la aceptaría la Delegación. Ignoras que, moralmente, y eso es lo único importante, los cargos sí están, o deben estar, a disposición del claustro. Salvo que se quiera ser un lacayo de otros intereses, incluso propios.

  13. Sin entrar en si esa hipotética dimisión sería o no aceptada por la Inspección, me parece valiente, original y ejemplar la actitud y propuesta de evaluación externa que han presentado al Claustro.

    ¡Enhorabuena!

    Ojalá siga tu equipo y tú con tanta frescura, transparencia, ilusión y ganas de trabajar, innovar y mejorar lo mejorable.

    Un abrazo.

  14. Pingback: ¿Quién examina a quién? « EFERVESCENTE2H

  15. Pingback: Crónicas de la dirección de un instituto (VIII): De extraños finales « EFERVESCENTE2H

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s