Crónicas de la dirección de un instituto (V): De horas de clases y otros tiempos

En varias ocasiones, y ya me estoy hartando, me he negado a firmar distintos escritos de asociaciones y colectivos de directores de institutos que reclamaban la reducción de las horas de clase de los directores hasta el cero absoluto. Es decir, la supresión completa. Vamos, que me niego en rotundo a solicitar a la administración que los directores no demos clase. Y, aunque no me he encontrado solo en la negativa, sí hemos sido una minoría casi ridícula. Y me he negado a la vez que la indignación ha inundado mi ánimo. No soy ningún ejemplo de nada, pero llego a mi instituto, junto con el jefe de estudios, antes que nadie y me voy, también a la vez que él, después de todo el mundo. Y tengo ocho horas lectivas semanales. Pero son ésas, precisamente ésas, las únicas en las que tengo la sensación de que tiene sentido todo lo que se hace el resto de horas.

Son esas horas de clases, de contacto real, en el aula, con los alumnos, las únicas en las que disfruto, ajeno a despachos propios y ajenos. Y me parecen poquísimas horas esas ocho a la semana, y echo de menos tener más. ¿Cómo voy a querer no dar clases? Si es precisamente sumergido en el aula cuando, apartado de burocracia, política, reuniones improductivas, verborreas administrativas de todo tipo, borradores de leyes, leyes, decretos, órdenes, manipulaciones varias, desencuentros ideológicos de distinto estilo, etc, me reconcilio con mi tarea diaria. ¿Cómo voy a firmar mi sentencia de exilio despachológico, mi deserción de la tiza (o de los ordenadores), mi imposibilidad de situación de realidad? ¿Qué idea puede tener un director de lo que sucede en su centro si no da clases o si premeditadamente se reserva los grupos “buenos? ¿Por qué esas ganas de perder el contacto con la verdadera realidad de un centro educativo? ¿Tan fácil es olvidar que son ellos, los alumnos, el único sentido y el fin último que tiene todo centro de enseñanza? No, no quiero, ni lo haré, perder el contacto con mis alumnos cuando lo que me gustaría es perderlo con quienes quieren perder el contacto con los alumnos.

Exíliense ustedes a sus torres de marfil de la educación, señores directores solicitantes de su retiro del aula. Tiren la tiza a la papelera en su apresurada huida de las clases. Soliciten incluso su paso a la administración, medren todo lo que puedan, créanse importantes y orbiten alrededor de la realidad educativa, en medio del vacío, pendientes del agujero negro de sus relaciones con quien hace tiempo que no sabe que un alumno no es un número. Siéntanse ustedes poderosos, pidan su “profesionalización”, quéjense del profesorado mientras dejan de serlo, reclamen más sueldo. Y enciérrense en sus despachos, o en otros, con la falsa excusa de que están arreglando u organizando algo de lo que se han apartado. Que yo seguiré con mis clases. Que no firmo, que no.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Seo

    Parece que te gusta tu trabajo, al menos la parte que te gusta de tu trabajo, las clases. No sé si a mí me gustará tanto el día, si llega, que tenga que impartirlas…

    Ánimo, y no vayas a firmar.

  2. Me descubro. Si me permites contaré una anécdota.

    En cierta ocasión tuve necesidad de contactar con el director del centro donde estudiaba uno mis hijos. Llamo al centro y me dan el número del móvil del Sr. Director. Como la cosa tenía cierta urgencia llamo, le digo quien soy y el me responde que estaba con mi hijo. Naturalmente me alarmé. ¿Ocurre algo?, pregunte sorprendido. No, estamos en clase de Conocimiento. La respuesta me dejó perplejo y quedé en llamar cuando él, el director, no estuviera en clase.

    Pensé desde entonces que los directores, si son incapaces de dejar la dirección en el despacho, mejor que no dieran clases. Ahora leo tu post y me hace reflexionar de manera distinta y pienso que hay quienes no debieran nunca ejercer ciertos cargos.

    Un abrazo

  3. Pues eso te honra.
    Los alumnos necesitan ánimo y cuidado, pero no olvides trasmitirlo también al profesorado.

    saludos

  4. La mayoría de los directores y directoras no sólo no quieren dar clase y se reservan los mejores grupos, sino que además se creen que el instituto es su casa, su cortijo, es suyo. Por eso, cuando te atreves a no admitir eso tienes muchos, muchos problemas, aunque seas una buena profesional, aunque l@s alumn@s estén content@s, aunque los padres y las madres están content@s, aunque los resultados de la PAU sean buenos, aunque nunca des un problema, aunque no faltes nada más que cuando no hay otro remedio, aunque… El instituto es suyo y te has atrevido a contradecirle así que atente a las consecuencias. Ésa la realidad y tú eres una honrosa excepción y o cambias o tendrás que acabar dimitiendo, tiempo al tiempo.

    Yo comparto lo que dices y te admiro porque sé que no es sólo palabrería. Un saludo, Montse

  5. Me parece “mosntruoso” que, en la estructura vigente de los centros educativos, el director o la directora queden “exentos” de clases. No quiere decir eso que esté de acuerdo con esa estructura, precisamente porque da pie a esos deseos (malsanos), pero esa es la que hay y, en ella, el director es una pieza pedagógica fundamental. Si se desentiende de ese quehacer, creo que pierde su razón de ser. En todo caso, sé que, cuando el director de un centro es educador auténtico, suele “dar marcha” a su centro y, para los padres, suele ser un alivio tratar con él.
    No sé (o sí) lo que llevará a los peticionarios a solicitar que les reduzcan (o eliminen) su actividad lectiva. Imagino que pensarán que las actividades administrativas son suficientes para “rellenar” su jornada, pero, en ese caso, la petición “correcta” sería la de crear un “cuerpo de administradores educativos”, personas preparadas en el terreno jurídico y administrativo que sed hicieran cargo de la multitud de tareas de ese carácter que tienen encomendados los institutos. Claro que, probablemente, en un cuerpo de ese estilo no tendrían cabida, al menos en principio. Su preparación (que es la vuestra) no es precisamente de carácter jurídico-administrativo y, entonces… (¡qué mala uva tengo!) tendrían que volver a clase…
    En resumen, comprendo muy bien lo que dices y… a pesar de todo, sigue por ahí, que seguro que es (o acaba siendo) más satisfactorio y más productivo.
    Saludos.

  6. albacamacho

    Acomodad@s, ¡qué se les va a hacer!

    Un abrazo

  7. Manuel Sanz

    Juanjo, sabes perfectamente que fuí de los primeros en decirte que estaba en contra de la petición de ese colectivo de directores que piden ser sólo administradores del Instituto(burócratas), apartandose de las clases, de la realidad de lo que ocurre en las aulas. No es igual vivir la realidad de lo que ocurre a que te lo cuenten. Estoy de acuerdo en la reducción del horario pero tiene que dar clases para sentirse lo que es: PROFESOR, o ¿es que entró en esta profesión para ser director?. Hay que estar en clase para ver como “respira” el Instituto.
    Bueno amigo, tu ya sabes como pienso.
    Un saludo

  8. ¿Sabéis lo que pasa? Que van a terminar consiguiendo su meta y que dejemos de dar clases. Al tiempo. Y dimitir no dimito porque creo, y mucho, en que mi turno de aportar algo más no se lo pienso ceder a estos comodones burócratas. Y cambiar, me resulta difícil, Montse, a mis 36 añitos 😉 Aunque cierto es que no ejercer de dueño del instituto me supone toneladas de trabajos y pensamientos. Suscribo completamente el comentario de Illaq (otra vez la formación, efectivamente). Y te entiendo, Júcaro, porque mucho se habla de los padres en un instituto, y muy poco de los docentes. Serenus, el profesorado se anima a base de trabajo del equipo directivo, de organización, claridad y diálogo. Me parece. Manuel: ¿qué te cuento que no veas a diario, amigo pero compañero?

    Muchas gracias y salud@s a tod@s. He andado muy liado, casi sin tiempo, pero ya véis, con ganas de aula.

  9. Me quito el sombrero. Me dejas perplejo con lo de que das 8 horas de clase. Yo doy 5 y mi directora ninguna. Ambos descuentos son los legales: los que marca la ley para el tipo y dimensiones del IES en cuestión.

    Como sabes, es muy fácil hacer “trapiches” con las horas y arreglarse el horario con horas de menos. Conozco muchos Centros en los que se hace y en los que nadie dice nada, por no meterse en problemas y también por desconocimiento de los descuentos lectivos legales.

    Tampoco me parece bien que el director quede exento de dar clases. En efecto, el aula es el lugar idóneo para tomarle el pulso al Centro; o uno de ellos.

    No obstante, dada la cantidad ingente de trabajo que tiene un director o un jefe de estudios, creo que la Administración debería ofrecer descuentos lectivos generosos (en Canarias lo son). La labor de dirección de un centro no es sólo papeleo y burocracia (aunque ello abunde en demasía) y requiere para una ejecución de calidad algo fundamental: tiempo.

    En tu caso, Juanjo, aunque no te conozca en persona, es que eres un fuera de serie. Ya cuando vi que pudiste compatibilizar la dirección con este blog fértil y dinámico, empecé a olérmelo. Pero ahora que me dices que tu descuento lectivo es sólo de 10 horas me lo confirmas.

    Creo, por eso, que no debes extrapolarlo a mortales menos capaces. O bien se trata de un IES muy pequeñito.. o bien 10 horas son muy pocas horas.

  10. Pequeño es, Andriu, pero intenso te aseguro que como pocos. Nada de fuera de serie, Andriu, me gustan las clases, más que lo otro. Y no quiero más descuentos, porque quiero saber qué es ser profesor de mi instituto. En caso contrario no sé cómo podría dirigirlo. Muchas gracias.

    Saludos.

  11. I’d prefer reading in my native language, because my knowledge of your languange is no so well. But it was interesting! Look for some my links:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s