¿Qué hago yo aquí?

¿Qué hago yo aquí, lector, escribiendo en un blog lo que no sé a quién puede interesarle? ¿Qué hago creyendo que tengo algo que decir, que aportar, que enlazar, que ofrecer, que añadir, que criticar, que sugerir? ¿Qué hago yo, aquí, llenando tu pantalla de símbolos, imágenes, píxeles más o menos útiles o inútiles, ofrecidos a una red tan extensa como inabarcable? ¿Qué hago yo aquí rompiendo el silencio, dejando rastros, restos, ruidos? ¿Qué hago pretendiendo ser autor de nada? ¿Qué hago continuando una vez detrás de otra con esta tarea? ¿Qué hago yo aquí etiquetando ocurrencias, más o menos dispersas, clasificando en categorías lo que sólo es provisional? ¿Qué hago delante de una pantalla intentando digitalizar y publicar lo que puede que sólo me interese a mí? ¿Y si sólo me interesa a mí, qué hago yo aquí dándole a las teclas que publican en este blog ideas más o menos esbozadas? ¿Qué hago yo aquí respondiendo, sin que nadie me pregunte, sobre lo que me interesa, me importa, me molesta, me cabrea, me alegra o me pregunto?

¿Qué hago pensando qué hago yo aquí? ¿Qué hago yo aquí escribiendo unas líneas preguntando qué hago yo aquí?

ACTUALIZACIÓN: En waldenland25, un blog que cada día me gusta más, Serenus lo plantea estupendamente en un atinadísimo post.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Algo así ya se lo preguntó otro antes que tú…
    La respuesta sólo te la puedes dar tú mismo. Pero somos muchos los que te leemos…

    Besos y buen finde.

  2. Juanjo, ¿que te gusta?

    Como dice Maripuchi, somos muchos los que te leemos.
    Un abrazo, machote 😀

  3. ¡¡Pues alegrarnos la tarde, por ejemplo!!
    Un abrazo

  4. Bueno, al leerlo me has hecho recordar una canción de Silvio Rodríguez , y me voy seguido a buscarla en Youtube
    “Y nada más”:

    Y aunque sea auto-bombo creo que en mi blog -y con la ayuda de federico- creo que doy respuesta a alguna de tus preguntas. Por supuesto que también planteo alguna pregunta.

    Saludos

  5. Muchísimas gracias Maripuchi, Wikiheavy, María y Serenus por vuestros ánimos blogueros… No está mal planteárselo ¿verdad? Para tomar fuerzas o para dejarlo… Para tomar sitio, perspectiva, para que la pantalla no sea un agujero negro.

    Serenus: preciosa y fantástica canción, gracias. Actualizo el post con un enlace a tu reflexión, muy pertinente, muy buena.

    P.D.: Wikiheavy: a ver si te dejas caer por la Peña y que no esté el sol fuera 😉

  6. Bueno, las sucesivas respuestas dicen mucho. Yo me apunto: efectivamente, somos bastantes personas las que nos asomamos “a ver lo que dices” y parece que nos resulta interesante eso que dices, puesto que somos unas cuantas las que entramos al trapo.
    Por mi parte, por tanto, la respuesta es obvia y coincidente con otras: me parece que tienes bastante que decir y nosotros bastante que leer, aprender y, ¿por qué no?, criticar.
    Otra cosa es la respuesta que te des tú que, al fin y al cabo, eres el interrogador y el interrogado…
    Eso sí, de “espantadas”, nada, ¿eh?
    ¡Ah! y el post de waldenland25, muy recomendable, ciertamente.
    Saludos.

  7. ¡Gracias Illaq! Este tipo de planteamientos me los hago a menudo, y creo que sin duda condiciona lo que después me “sale” por aquí. Espero esas críticas ansiosamente 😉 Me has hecho reir con lo de las “espantadas”, ya veremos, ya, que vivir esta sensación de provisionalidad permanente del blog, del cargo de director y todo lo demás me viene muy bien y me da oxígeno.
    Lo de Serenus es muy bueno, me alegra que te guste.
    Saludos.

  8. ¡Qué curioso! Yo creo que la pregunta no es exactamente “¿Qué hago yo aquí?”, sino “¿Cómo es posible que esto que escribo le interese a alguien?”. Pero ya ves, como ya han dicho, nos interesa a muchos. Algo similar me pasa con mis Crónicas, que eran estupideces hablando de estupideces, pero que, no sé porqué, interesan a dos o tres personas que no son yo (por cierto, es posible que vuelvan pronto, mi meditación está llegando a algunas conclusiones).

    La respuesta que podría darte a qué haces tú aquí sería: ayudar a que la proporción entre contenidos basura y contenidos interesantes en Internet sea más pequeña. Y no es poco.

    Un saludo.

  9. Pues no sé Juanjo, no sé qué haces aquí ni por qué escribes, simplemente te pido que no te vayas porque a mí me gusta visitar tu blog, porque me hace sentir bien y porque me hace sentir que alguien me entiende. Si eso te vale como una de las posibles respuestas, pues bien, y si no pues… De todas formas, insisto, a mí me gusta, y eso a mí sí me vale como respuesta.

    Un abrazo, Montse.

    PD: Creo que el ser director no va contigo, ¿quizá eso te esté haciendo replantearte todo? No sé, pero si ves que no merece la pena no sigas, lo importante es lo que haces en tu clase con tus alumnas/os, eso es bastante, no puedes cambiar el mundo tú solo, o tú y unas/os pocas/os. ¡Quédate con tu clase y con tus chicas/os! Lo demás no merece la pena.

  10. Con que a una sola persona le interese, ya vale la pena.

    A veces esa sola persona es uno mismo.

  11. Da-beat: alguna de tus crónicas la voy a utilizar en breve. Deseando estoy que, por fin, te dignes a ofrecernos otra. Muchas gracias.

    Montse: no creas que andas desencaminada con lo de la dirección. Efectivamente me salvan las clases. Y muchas gracias.

    Guybrush: puede que tengas razón, pero no puede ser un monólogo ¿verdad? Y gracias.

    ¡Saludos!

  12. Los blogueros escribimos y con ello hacemos autoterapia y algo aportamos a la comunidad de paso, ¿no? (no sé qué va primero, si la terapia o la aportación). Un abrazo, Juan José.

  13. Y yo tampoco, Ricardo, tampoco sé qué va primero. Y no sé bien si la aportación sirve, vale. Ya lo has visto, el mundo se va al traste. Por más que rememos en sentido contrario hay demasiados vendavales. O será que ando pesimista.
    ¡Un abrazo, amigo!

  14. Seo

    Pues yo aprendo mucho aquí, por si te sirve de algo. :O

  15. No sé si has recibido las respuestas que esperabas oir. Creo suponer que sí. Por mi parte creo que la verdadera respuesta a tu pregunta sólo puedes dártela tú. Nadie te obliga, por otra parte, a dar explicaciones. Un buen día puedes pensar o escribir o dejar de escribir: “el blog se va al trate, es un hecho”. Pero entonces los “hijos de puta” (con perdón) tendrían todavía más el camino despejado para heredar ( o enredar) la Tierra. Esto lo he aprendido últimamente por ahí. Si no hacemos “algo” todos nuestros peores augurios seran un “Hecho”. Así que… haces…y mucho. Haces “efervescentes” las conciencias y también apuntas con “balas de fogueo” porque haces visible en la oscuridad pequeños pero valiosos destellos de luz. Suena hasta cursi, tambien es un hecho.Pero lo dicho, hecho está.

  16. A ti lo que te pasa, Manuel es que eres mi amigo… 😉
    Me has recordado algo de Duchamp sobre los francotiradores intelectuales-artísticos. El resto es pintura, de la de la lata, para rellenar, vamos, a juego con las cortinas. Y gracias Piel Roja, jau.

  17. Juanjo andas pesimista porque tienes la esperanza de recuperar el optimismo, así que, como dice Ricardo, haz terapia, vomita todo lo que te da asco y después sigue como si empezáramos de nuevo. Es lo único que podemos hacer para que “los hijos de puta” no llevan la Tierra al traste.

    Un abrazo y mucho ánimo. Montse

  18. Muchísimas gracias, Montse, una piel nueva y a la lucha de siempre. No me rindo, no. Optimismo recuperado, gracias.

  19. Haces lo más importante: ponerte a ti mismo del derecho y del revés, para estar más alerta ante la autocomplacencia y con eso mantenerte más atento a las trampas de toda suerte que nos rondan tan a menudo.
    Y haces otra no menos importante, por mí, por personas como yo: ponerle palabras a unos pensamientos y a unos sentimientos que nunca sabríamos hacer brillar como tú lo haces. Gracias y no nos abandones. Un abrazo.

  20. Buen análisis que haces, en la primera parte de tu comentario, de este sitio, Covadonga, excesivamente amable, creo, cosa que te agradezo muchísimo. La segunda parte me hace responsable, portavoz, a mi, que mal portavoz de mi mismo soy a veces. Muchísimas gracias de nuevo. Aquí sigo.

  21. Pingback: Crónicas de la dirección de un instituto (VI): De una parada y otras aceleraciones « Efervescente2H

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s