¿Quiénes son? (II): La Navidad según El Roto

Incubadoras de consumo

…Y se siguen viendo en la calle unos extraños seres que sigo sin saber quiénes son y que, como fantásticamente ilustra El Roto (gracias Manuel), llaman “luces de Navidad” a las incubadoras del consumo. Programan a sus descendientes, transmitiéndoles, envuelto en forma de regalo, el luminoso mensaje que verdaderamente importa…

…Por lo que he podido averiguar, es una celebración religiosa, en la que recuerdan todos los años un nacimiento, que debió ser una auténtica apoteosis… 

Aunque si algún año no lográn lo esperado, se verán obligados a tomar medidas…

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. También soy un entusiasta de El Roto,pero una pregunta; ¿por qué la última viñeta que subes corresponde a Máximo?

  2. Se me ha “colado”, acabo de publicarla y pillas el post recién salido del horno. Ahora mismo la quito. Muchas gracias por el aviso, Júcaro.

  3. Pingback: meneame.net

  4. La encontraste, Juanjo. Genial. Para los incondicionales de El Roto recomiendo su fantástico libro de ilustraciones “El Pabellón del Azogue” ( Círculo de Lectores). Son viñetas en color pero con la mordacidad característica del siempre perturbador y agitador de conciencias adormecidas que es Andrés Rábago, la persona humana que está detrás de El Roto. Ya veo que te han vuelto a “menear”. Menos mal que las “marias” y los “fantasmas” se han ido a ver las luminarias de El Corte Inglés.
    Manuel.

  5. Gracias de nuevo, Manuel, y gracias por la recomendación. Respecto a los “meneos”, hace poco leí en Boulé algo con lo que seguro que nos identificamos ¿verdad? Mira:
    http://www.boulesis.com/boule/por-que-no-me-gusta-meneame/

    Menos mal que, como dices, estarán en el templo del Dios tarjeta.

    Un abrazo, hermano piel roja.

  6. En mi opinión, Juanjo, a esto se le llama “purgar”. Me explico: las navidades, la semana santa, la feria, la romería, etcétera; todo esto se ha convertido en el merecido descanso (tiempo muerto, premio, llámalo como quieras) que la gente necesita. Andamos metidos en un sistema que nos estresa, nos empuja y nos alienta con el eterno sueño a alcanzar (tendrás aquello que no tiene el vecino) y cada cierto tiempo se nos hace ver que tenemos derecho a ser libres … comprando ¡porque nos lo merecemos! ¡hemos trabajado duro todo este tiempo! Ahora toca disfrutar. El sistema es tan perfecto que:

    1.- Hace que la gente trabaje más de 8 horas diarias
    2.- Nos vende la oportunidad de poder conseguir sueños que él mismo ha fabricado y que deseamos como si fueran nuestros
    3.- Nos da períodos de libertad (navidad, ferias, etc) para que, sin querer darnos cuenta, sigamos alimentando aún más el sistema
    4.- Ha convencido a la mayoría de que los que tienen otro discurso (como tú) son unos locos, necios, tramposos, hipócritas, desgraciados, envidiosos y amargados.

    Lo vemos todos los días: el proceso político se ha deteriorado, hemos despreciado la sangre que corrió de aquellos que murieron por gritar el derecho a votar, lo que importa es el buen rollito y no discutir, no polemizar; viva lo superficial, ¡dejadme vivir! ¡dejadme comprar! ¡dejadme ser libre! ¡Yo paso de todo!

    En fin, otros pensamos que tu discurso es el apropiado y que el resto está, simplemente, engañado.

    Saludos cordiales

  7. Sois malos, muy malos, tengo muchísimo que corregir y estoy muy agobiada y vosotros no hacéis más que escribir y escribir cosas muy interesantes. Así que, dejando mi obligación a un lado, me he puesto a buscar unos apuntes que tenía en el baúl de los recuerdos y que vienen como anillo al dedo. Ahí va:

    Dice Horkheimer: “En una época, el arte, la literatura, la filosofía se esforzaban por expresar el significado de las cosas y de la vida, por dar una voz a todo lo que está mudo, por dotar a la naturaleza de un órgano gracias al cual pudiese dar a conocer sus sufrimientos o, cabría decir, llamar a la realidad por su propio nombre. En la actualidad a la naturaleza se le ha quitado la facultad de hablar. En una época se creyó que cada frase, palabra, grito o gesto poseían un significado intrínseco; hoy sólo se trata de un accidente”.
    Ni el arte ni las filosofías logran su objetivo, pero tampoco lo hace el neopositivismo, puesto que la ciencia, que avanza victoriosa sobre las ruinas de la filosofía, permanece en silencio acerca de los fines, y por lo tanto, acerca de los temas que son importantes para el hombre. Además, “al igual que los demás credos , la ciencia puede ponerse al servicio de las ciencias sociales más diabólicas, y el cientifismo muestra perspectivas tan restringidas como las de la religión militante”. Las panaceas no son más que panaceas. La realidad, en cambio, es que 1) “la naturaleza es concebido, hoy más que nunca, como un mero instrumento del hombre; es objeto de una explotación total, a la que la razón no asigna ningún objetivo y por lo tanto no conoce límites; 2) “se considera como algo inútil y superfluo aquel pensamiento que no sirve a los intereses de un grupo constituido a los objetivos de la producción industrial; 3) tal decadencia del pensamiento “fomenta la obediencia a los poderes establecidos, representados por los grupos que controlan el capital o los que controlan el trabajo”; 4)la cultura de masas “trata de vender a los hombres el género de vida que ya llevan y que odian inconscientemente, aunque lo alaban de palabra”; 5)”no sólo la fábrica adquiere la capacidad productiva del obrero y la subordina a las exigencias de la técnica, sino que los dirigentes sindicales establecen sus dimensiones y la administran”; 6)”la deificación de la actividad industrial no conoce fronteras. El ocio es considerado como una especie de vicio, cuando va más allá de la medida en que es necesario para restaurar las fuerzas y permitirnos reemprender el trabajo con más eficacia”; 7)el significado de la productividad se mide “a través de su utilidad con respecto a la estructura del poder, y no con respecto a las necesidades de todos”.
    Información obtenida del volumen III de la Historia del Pensamiento filosófico y científico de G. Reale y D. Antiseri. Editorial Herder.

    Saludos, Montse

  8. El roto es un genio. Y los comentarios tienen chicha…Si acaso, una idea: alienación. Alienación en todas sus esferas: personal, comunitaria, cultural… (planificada, eso si)

    Salud

  9. El de ‘compre compre’ no descarto que lo hagan en Madrid próximamente.

  10. Seo

    ¿Aún no apareció por aquí la escandalosa del anterior post?
    Genial El Roto como siempre.

  11. Seo

    El lunes tengo un examen con Prieto, precisamente. Todo un tipo, sí. Un tipo que además siempre pregunta el tiempo en San Agustín en los exámenes.

  12. Bueno, vosotros mismos lo decís, es una excusa para desconectar… toda fiesta es una excusa, los domingos también son fiesta por no se qué tradición religiosa, ¿no?.

    A la mayoría de la gente lo que le gusta de la Navidad son los desfases en Nochebuena y Nochevieja, o las típicas reuniones familiares, aunque esto último ya se está deteriorando, y aparece gente refunfuñando de estas aburridas comidas familiares.

    Conozco a poca gente que le de valor religioso a la Navidad, y bueno, sí que lo del “compra, compra” está a la orden del día, pero bueno, es que esto no es perfecto. Todo funciona por tradición: los Reyes Magos le dieron regalos al Niño Jesús, pues ahora jóete tú y compra regalitos a los miembros de tu familia y amigos, a gastar.

    No es que me apasione la Navidad ni mucho menos, de hecho en cierto modo me aburre, pero se agradece el descanso… “compra, compra”, derrocha, sonará a tópico pero si quieres gastas y si no pues no, aunque ya sé que tampoco es eso…

    De todas formas, me decía un amigo que no le parecía mal tanta luz de Navidad iluminando el pueblo… hay gastos tontos, esto tal vez pueda dar vida al pueblo o algo… no sé.

    Bueno me despido, afirmando que soy del grupo de los que nos gusta la Navidad por La Nochevieja, y claro que sí, me gusta reunirme con la familia valenciana que apenas veo durante el resto del año.

    Son puntos de vista 😉
    Saludos!!!

    …. y los villancicos, últimamente me gustan algunos, jejeje…

  13. Ramón: estoy totalmente de acuerdo en que son “válvulas de escape” prediseñadas para no poder escapar del todo, para apresar más y para hacer inviables alternativas. Fagocitar el ocio a base de venderlo y poder comprarlo, vendiendo felicidad en “cómodos” plazos. No veo salida general, sólo escapatorias individuales, no sé tú.

    Montse: ya veo que me ayudas a no ver salidas generales, como le digo a Ramón. La Escuela de Frankfurt, en general, me parece que va teniendo cada vez más sentido, y cada una de las afirmaciones que citas retrata una parte de esta orgía vacía colectiva de pérdida del sentido.
    Gracias por incluirlas.

    J.A. Pérez: sin duda, alienación pero hasta el tuétano, por eso pregunto quiénes son, aunque me imagino que más de uno se hace la pregunta a sí mismo más tarde o más temprano. Nos hacen ser otra cosa, efectivamente, pero es que también nos dejamos.

    Vascoeslvaco: no creas, que en Sevilla faltará poco también.

    Seo: la muchachita a la que mencionas, afortunadamente, se fue. Le borré un comentario insultante. Prieto, como te dije en tu blog, es un todo un tipo, una buena persona de esas que te reconcilian con la humanidad, y con la facultad, o Facultad.

    Mari: Por supuesto que son puntos de vista. Lo que sucede es que hay uno dominante, impuesto, no pensado, que lleva a transformar tradiciones, a pervertirlas, a perpetuarlas, a venderlas literalmente. Seguramente mucha gente no se plantea nada, simplemente compra, compra, y punto. ¿Quiénes salen ganando en esta historia? ¿Los niños o El Corte Inglés?

    Saludos a tod@s, gracias por comentar aquí lo que pensáis, y disculpad la tardanza en contestar. He andado muy liado.

  14. Pingback: La web de Ramón Castro » Blog Archive » Hay que ser feliz

  15. Después de tanto tiempo, en primer lugar, un saludo muy grande. Por otro lado, quizá haya que recordar esa mítica frase “la navidad la ha inventado el corte inglés”. Aunque realmente, la navidad siempre ha sido una invención con doble sentido, porque desde un principio la iglesia, creo yo, inventó estas fiestas para que los devotos aprovechasen para dejarse caer más frecuentemente en estas fechas por “la casa del señor”, y así pasar la bandejita y llenar “el bolsillo” eclesiástico. En la sociedad actual y consumista en la que vivimos, se ha dejado (aunque no del todo) de lado a la iglesia para comprar masivamente y en vez de llenar la bandejita antes mentada de la iglesia llenar de muchos comercios que hacen publicidad subliminal con la cual se supone que para ser feliz tienes que comprar y recibir muchos regalos en navidad.

    Un abrazo.

  16. Gracias Juanjo por la antología. Me faltaban 2 de las que pones en mi colección. Buenas vacances amigo.

  17. Pingback: Mini carta al los reyes magos (y al otro rey) « Efervescente2H

  18. It’s actually a cool and useful piece of information. I am glad that you simply shared this useful info with us. Please keep us up to date like this. Thanks for sharing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s