Docencia, azar y talento (y Woody Allen)

Pude verla el pasado verano, y me entusiasmó. “Asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control”. Es una de las frases iniciales de Match Point, una maravillosa película de Woody Allen, probablemente demasiado descarnada, dura, directa, indamisible quizás a nuestros ojos de docentes empeñados en mejorar el futuro. Ya, ya sé que es sólo una película. Igual que sé que difícilmente es conciliable nuestra tarea con la realidad que crea, o recrea, la película. Y quizás en esta disyunción esté la clave, en aceptar como realidad o ficción, o como alguno de sus múltiples estados intermedios que (copio de la Wikipedia) “ya no hay pagador, las buenas acciones no van seguidas de recompensa ni las malas de castigo. Un crimen puede salir impune si el azar juega en su favor, del mismo modo que el protagonista de la película no tendrá que dar cuenta de sus actos”.

O igual, pensándolo de otra manera, la película es un manual de pedagogía. Y nos está contando que para golpear la red con la pelota, independientemente de hacia dónde caiga después, hay que, al menos, golpear antes la pelota y llegar con ella hasta la red. Sea como sea, y mientras le sigo dando vueltas, os dejo la escena inicial, a ver qué lectura me ayudáis a darle.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Hay que darle siempre a la pelota, hay que estar ahí. El resto es cuestión de estadística que, en este tipo de procesos, es algo casi completamente aleatorio. La suerte condicionada a nuestros intentos que no nuestros intentos condicionados a la suerte. Lo importante es poder decir “yo estuve allí … y gané”

    Saludos.

  2. Excelente película. Una ocasión para que los detractores de Woody (entre los que no me encuentro) se reconcilien con él.

    Sacándole la punta filosófica al asunto, trata (como dice el fragmento de Wiki que citas) no sólo de las ironías del azar y de lo importante que resulta a veces (como subrayas en tu post, inquisitivo, al confrontarlo al talento y, a partir de ahí, traerlo al campo de la educación) la “mera” suerte; sino, también, de la constatación de que los justos no siempre se ven recompensados ni los injustos castigados.

    Un problema que se plantea Sócrates al comienzo de “La República” y en el que, según mi punto de vista, no consigue demostrar allí su optimista tesis (frente al cínico Trasímaco), a saber: que el justo es recompensado en esta vida por su virtud, y viceversa.

    El cristianismo apuntala e infantiliza esta teoría moral de Sócrates, con el recurso al cielo y al infierno.

    En “Match point” gana Trasímaco.

    Otra peli que termina con esta tesis cínica y desencantada es “The Emperaror´s Club”, una especie de remake de “El club de los poetas muertos”. La recomiendo pues en ella este debate Sócrates-sofistas puede seguirse también. Además, todo se desarrola en un college, por lo que la punta pedagógica puede sacársele sin demasiados malabarismos.

    Un saludo.

  3. No creo que sea esencial a los docentes el comprometerse por un mundo mejor.Lo considero una opción personal que no necesariamente debe compartir todo profesional de la educación.

    De otra parte si al seleccionar o recomendar obras artísticas de cualquier tipo (literarias, cine etc) tuviésemos que hacerlo en función de mensajes edificantes -moralizantes- tendríamos que renunciar a la práctica totalidad de los grandes clásicos -al menos en lo que a literatura se refiere-

    Esto es un peligro real: la ideología oficial de lo políticamente correcto amenaza a la cultura. Y la sustituye por el dictado de la moda bienpensante.

    Tras ver la película “Entre copas” me planteé si podía utilizarse en una clase de Educación para la ciudadanía:

    http://waldenland25.blogspot.com/2007/06/entre-copas.html

    Creo que “La naranja mecánica” plantearía menos objeciones.

  4. Ramón: me ha encantado eso de “La suerte condicionada a nuestros intentos que no nuestros intentos condicionados a la suerte”, ojalá podamos verlo todos los días así.

    Andriu, muchísimas gracias por tu lectura y recomendación. Esta gente de Filosofía…si es que le sacan punta a todo. No te quepa duda de que la apunto.

    Serenus: esa frase tuya (“No creo que sea esencial a los docentes el comprometerse por un mundo mejor”) no sólo no la comparto, sino que estoy en tus antípodas. Es tu discurso, el oficial discurso de “lo políticamente incorrecto”, ese canto difuso a Nietzsche y a los que tú quieras, que más de uno hace como toreo filosófico de salón, el que se queda en un esteticismo vacío. Y no es un peligro, porque no deja de ser un discurso vacío, de pose. Vamos, que no comparto nada de lo que dices. Pero en cualquier caso, desde lo políticamente correcto, gracias por molestarte en comentar aquí. Tú sigue con Nietzsche, yo prefiero intentar ayudar en algo, en esta vida, no en la Filosofía.

    ¡Saludos!

  5. Juanjo

    No tengo ninguna objeción contra tus opciones personales, políticas ,sociales, éticas, sólo reparo en que son “tus opciones”. No son esenciales al trabajo docente.

    Respecto al asunto del arte y la literatura, tienes que reconocer que la gran mayoría de obras clásicas no son precisamente “edificantes”.

    Como no me gustan que me tomen por lo que no soy, te diré que no soy “nietzscheano” aunque he disfrutado mucho con su lectura, pero también con Platón, con José Hierro, con Borges, con Sánchez Ferlosio… como creo que uno debe trasmitir lo mejor de sí mismo, es esta experiencia personal lo que yo intento trasmitir a mis alumnos, reconozco que esta tarea es cada día más complicada..

    No sé si esta actitud mía mejora el mundo, pero hay un poema de Borges -que seguramente conoces- llamado “Los justos” con el que coincido:
    http://waldenland25.blogspot.com/2007/04/los-justos.html

    Dejo el poema para comodidad del lector del comentario, si es que estuviese interesado.

    Un saludo

  6. Manuel Sanz

    Precioso poema, con el que coincido totalmente.
    Saludos

  7. Serenenus, la vecindad enre arte y barbarie, a veces, no la discuto. Fijate que precisamente ahora que llegas a este blog estoy releyendo “tu” Doktor Faustus, y el tema sale por todos lados… Pero entenderás que separar radicalmente ética y estética no es precisamente “nuestra” tarea. Moralismo en el arte no quiero, ni hacer de la inmoralidad una postura estética. El tema es realmente apasionante.

    Gracias por el poema, la verdad es que no lo conocía.

    Saludos.

  8. Hola a todos. Lo que más me sorprendió de esta película es que son varias películas en una. Me puse a verla sin ningún conocimiento previo, así que al principio me dije que iba a ser profunda (por aquello de la suerte). Después pensé que iba a tratar sobre la superación de las dificultades y el amor-deseo, en plan romántico. Me las prometía muy felices visionando los flirteos cuando, ¡ay mamina! aquello giraba peligrosamente hacia una película negra. Y para terminar, otro toque profundo que te deja perpleja mirando la cara impávida del protagonista. Muchos ojitos culpables, mucho temblor de manos, mucha estrechez de hombros y ademanes débiles, pero al final se carga incluso a la anciana a sangre fría.

    Como forma de ver críticamente el lema “todo por la pasta”, tan en sintonía con la sociedad actual, sí se podría trabajar en el aula.

    Saludos.

  9. Pingback: El tenista « EFERVESCENTE2H

  10. Hi there! Quick question that’s totally off topic. Do you know how to make your site mobile friendly? My site looks weird when viewing from my iphone. I’m trying to find a template or
    plugin that might be able to correct this problem.

    If you have any suggestions, please share. Appreciate it!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s