La aceleración mental en internet

Por varias vías me llega estos días una idea común y que me da que pensar: en internet se lee rápido, mal, se va de un sitio a otro sin disfrutar, en una especie de conversión mental en una bola de pinball que rebota de blog en web y de web en blog sin atender realmente a lo expuesto allí, rebotando de un enlace a otro hasta la desorientación completa. “No sé cómo he llegado a tal o cual página”, me dicen. Sólo el botón de atrás de nuestro navegador nos ata al origen, nos recuerda nuestras raíces y nos devuelve, como las migas de pan a Pulgarcito, al origen de nuestra singladura.

Veo comentarios y entradas en los que se pide perdón por el “ladrillo”, veo posts premeditadamente cortos, como queriendo no asustar a un lector que se supone voluntario y hasta al que se le invita a “seguir leyendo” si tiene unos minutos más. Leo comentarios en muchos sitios hijos de la aceleración, como queriendo decir, al estilo de souvenir turístico: “estuve aquí y me acordé de ti, y te escribo para que sepas que estuve” (aunque realmente no se haya leído nada).

Y los lectores de feeds creo que vienen a corroborar esta idea: no te pierdas nada, léelo todo, rápido, sin necesidad de entrar en la web, asépticamente presentado, homogeneizando plantillas, despersonalizando presencias. Es cierto, los blogs se multiplican, la información disponible es mucha, las relaciones se amplían y se quiere estar en todos lados. Pero ¿para qué? Es absurdo.

De poco sirve leer nada a toda prisa, de nada vale no pensar sobre lo leído. Al borde del infarto cibernético, me comentan y me parece, se desplazan las conciencias inconscientes de su objetivo, en una especie de carrera hacia la nada de toda la información, de las presencias ausentes, de las ausencias presentes. Parece que se trata de llegar a tal o cual sitio, tocarlo rápido y seguir corriendo. Es correr para no estar en ningún sitio en una especie de hipersónico repaso de última hora del que tanto supimos y saben nuestros alumnos. De nada sirve: en un reactor no disfruto del paisaje, desde un tren de alta velocidad no huelo la hierba.

Anuncios

Acerca de Juanjo

Profesor de Filosofía

  1. Amigo Juanjo: como siempre este indio -alerta a las señales de humo- fotografió el otro día una imagen aparentemente inocente, en forma de banderolas moradas que ondeaban en una de las avenidas por la que voy y vengo ( y por el camino siempre me entretengo). Las banderolas en cuestión tenían este simple eslogan: “ALTA VELOCIDAD. ES NUESTRO TIEMPO” Aludían al AVE, pero bien pueden aludir a tu post y por extensión, a los tiempos postmodernos en los que la información circula a alta velocidad, a tanta que sólo apreciamos destellos y simulacros. Hay como una fijación colectiva por ir cada vez más rápido, publicidad de coches que surcan vertiginosamente polvorientas carreteras, imágenes que pasan a velocidades de infarto ante nuestras miradas, toneladas de letras e imágenes digitales que nunca podremos leer o ver en su totalidad, de hacer que lo inanimado se mueva, de no perder el tren del desarrollo tecnológico.Correr, volar,…. Y mientras tanto ahí fuera, mas allá de la brecha digital, la vida transcurre. Yo mismo a veces me canso de mirar absorto una pantallita de ordenador que no deja de ser una ridícula miniatura del mundo.Como tú dices, a veces hay que frenar y oler la hierba, sentir el aire y la brisa. Sentir.
    Buen post Juanjo.
    Manuel.

  2. He leído por encima lo que dices, pero no tengo mucho tiempo para profundizar en el asunto. De todos modos, que sepas que estuve por aquí y me acordé de ti, bla, bla…
    🙂

  3. J. A. Pérez

    Hola, Juanjo.

    Tu entrada me sugiere un par de ideas que últimamente me rondan por la cabeza, a saber: las prisas y la saturación de información.

    El mundo se ha hecho pequeño con las nuevas tecnologías. Tenemos acceso a todo un mundo virtual pero dentro de las coordenadas de la modernidad: el tiempo es oro, corre.

    Así, pues, corriendo corriendo llego a la pantalla que me introduce en más de medio billón de páginas Web indexadas. El resultado, a corto plazo, es evidente: me he inforxicado. La inforxicación, es uno de los grandes retos a los que nos tenemos que enfrentar en esta postmodernidad virtual. Yo todavía no he conseguido funcionar a las velocidades megaherzianas de mi PC, pero sigo corriendo a ver si llego…

    La saturación de información que padezco me incita a pasar más rápido, si cabe, por los sitios. Me provoca ciertas fobias informativas. Habrá que replantearse todo esto antes de que nos veamos corriendo al máximo de nuestras posibilidades pero sin saber a dónde vamos.

    Me voy que tengo prisa…

    Un fuerte abrazo

  4. Tu post me ha recordado esta frase de Stephen King escrita en un libro de papel (“Insomnia”), en la era pre-blogs:

    Cada cosa que hago la termino a toda prisa para poder hacer otra. De esta guisa transcurren los días: una mezcla de carrera de coches y la interminable construcción de una catedral gótica. A través de las ventanillas de mi raudo coche, veo desmoronarse todo cuanto amo: libros sin leer, chistes sin contar, paisajes sin visitar…

    Como ves, la enfermedad no es de Internet, sino de la vida moderna (otra estupidez del Planeta Mundo). Como hace tiempo que esa frase habita mi cabeza, intento evitar la tontería siempre que puedo. Ese es el motivo de que muchas veces no comente posts. Cuando lo hago, me gusta hacerlo con tiempo. Por ejemplo este, lo lei ayer, pero lo comento hoy. También ese es el motivo de que me enrolle tanto, así que, siquiendo las pautas de tu post, pido disculpas.

    En cuanto a las lecturas, un poco lo mismo, leemos todo rápido, pero creo que no es del todo cierto que no lo pensemos. Simplemente seleccionamos (en esa lectura rápida) qué cosas nos sirven y cuáles no, cuáles me leo por encima y cuáles leo detenidamente, de cuales me olvido y en cuales sigo pensando.

    Y, por último, los lectores de feeds. Al principio no lo tenía, pero con el tiempo se hace imprescindible. A mi no me molesta ver todo homogéneo, nunca me ha preocupado mucho el diseño de las webs (para prueba, cualquiera de las mías). Me interesa más el contenido que el envoltorio, como suele decirse. Del diseño busco que no sea aburrido y punto. Eso sí, el lector es para los comentarios. Cuando veo un Post nuevo, voy al blog, por las fotos, los vídeos y demás. Los comentarios son homogéneos siempre.

    Y hasta aquí. Un saludo.

  5. Yo creo que no hace falta correr tanto, pero como vemos correr pues corremos. En mi época de facultad experimenté el horror de las prisas y decidí seguir a mi ritmo. Yo vivía en un pueblo de Ciudad Real (en el que sigo viviendo) y me fui a estudiar a Madrid. Allí todo el mundo tiene prisa siempre, si no andas atenta te contagian las prisas: corres porque se va el metro, porque se va el autobús, subes las escaleras mecánicas andando y, sin darte cuenta, como todo el mundo hace empiezas a hacerlo. Hasta que un día dije, pero qué prisa tengo, si se va el metro ya vendrá otro, si se va el autobús me siento tranquilamente a esperar otro, subo las escaleras mecánicas observando tranquilamente a la gente sin dar ni un paso. Recuerdo que un día, mi hermana y yo íbamos riéndonos de la cara de velocidad que lleva la gente, nos dimos cuenta de que no tenía sentido seguir el ritmo frenético de la mayoría y empezamos a disfrutar de los trayectos (hasta que uno no come no ha pasado la hora de la comida, jajaja).

    Además de ir a nuestro ritmo, una cosa que llamaba mucho la atención al resto del mundo es entrar en el metro a las 7:30 de la mañana reír, te miraban como si fueras un bicho raro. ¡Ah! entrar en una tienda o al autobús y decir buenos días al conductor/a era también asumido como algo muy extraño. En fin, yo quiero vivir como me gusta y disfrutar de las cosas pequeñas de la vida, mientras pueda lo seguiré haciendo, ¿os apuntáis?

    Un saludo, Montse

  6. si, es verdad que se ve mucho eso de “estuve aquí y me acordé de ti, y te escribo para que sepas que estuve”. Luego dicen: “estoy de acuerdo contigo sí, adiós” y ahí se queda el comentario, que más que alegrar la vista a futuras visitas parece que diga: “mira mira mira, lo visito para que me visite, ahhh y a tí no”, y el autor del blog que parece que le den la razón como a los tontos.

    Y sí, a veces (casi siempre) la gente va corriendo de blog en blog como una carrera contrarreloj, para no perderte nada (que al final lo que haces es quedarte con “el ligero olor” que no “la fragancia” de ese blog. Ridículo sí.

    Y esos posts de 3 líneas que parece que no sirvan nada más que para avisar al lector de que el blog sigue existiendo o no sé… en fin.

    Pequeña crítica: A mí si que me parece que son efectivos y recomendables los lectores de feeds, sobre todo para esos blogs que visitas pero que no postean de manera demasiado frecuente y te interesa enormemente el contenido, por ejemplo, y a veces los olvidas…

    Un saludo. Xao.

  7. Os leo y me arrepiento de no haber incluido en el post que tengo la inmensa suerte de contar con un grupo de amig@s como vosotr@s que sí saben detenerse en lo que leen y escriben. Me gusta vuestro humor, detenimiento, y cada día me alegro más de haber iniciado este blog. Respecto a los lectores de feeds (para da-beat y Mari) tenéis razón seguro, aunque yo probé varios y dejé de usarlos. A día de hoy visito los blogs según mi memoria, corazón e intereses me va pidiendo y no leo nada envasado asépticamente, pero tenéis raón en lo que planteáis. Antonio y J.A. me habéis hecho reir con vuestros sagaces comentarios, que casi no he leído yo tampoco 🙂
    Montse, me tienes pensando lo del bachillerato que he leído en tu blog, me encanta tu detenimiento al leer y escribir, quizás sea el que me falta. Porque sí, es posible que cuando escribía el post lo escribiera pensando que el que debía detenerme era yo, parar un poco. No obstante, me alegra que estéis conmigo, la velocidad no es el camino. Se llama “pestaña” y “ventana” lo que se abre en el navegador. No vaya a ser que a base de abrir prestañas y ventanas terminemos por no ver nada. Vaya, “pestañas”, como las de los ojos. ¿Será casual? ¿Qué significará entonces ver un blog sin “pestañear”? 🙂

    Saludos a tod@s y muchas gracias por estar por aquí, no os merezco.

  8. Prime!!!!!. A no, que ya van 7 comentarios.
    La culpa es del dia que solo tiene 24 horas.
    Prefiero “perder” el tiempo leyendo a los demás que escribiendo mis comentarios. Soy tremendamente vago.

    Y me voy corriendo que tengo que recoger un paquete en Correos, y luego a comprar pienso para mi perro…

  9. gabbahead

    No se como he llegado a su blog pero aquí estoy, y lo que comentaba Vd. no me acuerdo muy bien…(es una bromilla)

    Ahora en serio, me atrevo a responderle porque es un problema que cada vez surge más y del cual creo que todos tanto como uno mismo somos y soy culpable. Cada vez hay más datos en mi cabeza con la coletilla de “se que lo he leido en algún sitio pero no recuerdo donde”, todo ello lo achaco al exceso de información que tenemos hoy en día y a que todo tal vez vaya más rápido que lo que nuestros cerebros son capaces de asimilar o procesar. Ello conlleva tambien a que no se aprecien las cosas tales y como son porque o bien no las conocemos o no les prestamos atención y por desgracia se nos escapan muchas cosas interesantes, que cuando te das cuenta siempre pienso “como no lo vi antes si lo conozco desde hace ni se sabe”. Además la parte que me toca en este sentido a veces es un poco frustrante porque ahora mismo mi mente está llena de leyes, normas, reglamentos, etc… y la mayoría de las veces cuando pienso en ello no recuerdo en qué artículo de que ley del Código Penal, de la Contitución, etc… viene reflejado. Veremos a la hora de la verdad si me pasa lo mismo o me quedo en blanco por esta aceleración metal que tambien padezco.

    Un saludo compañero

  10. no soy de correr ni por la “web” y menos en mi vida.
    tras intentar encontrar algo parecido a un ser humano on line.
    tema al que le dedique un tiempo en marzo,sin exito alguno.
    en julio abri un blog(en realidad lo abrieron mis hijos para mi).
    postee cosas de mi vida,creyenda dar espacio al que lo desee a poner algo.
    el resultado de esos pocos post,fueron calcados.
    nadie leyo,si leyo entendio rapido y mal,y ya en el ¿comentario? 11 llego siempre lo mismo.
    “peleas y confucion”.
    sin olvidar nunca mucha agresion.
    solo puse en el dios “google” internet.
    buscaba una foto de gente,apurada,o con su cara deforme,frente a un monitor.
    lei todo post y comentarios.
    en una repuesta pusiste “que olvidaste a los ¿amigos?”.
    yo no lo hice ya que ¿postee? “feliz dia del ¿amigo?”.
    lo que genero que desconocidos totales
    digan ser mis “amigos”.
    solo les falto un detalle.
    nunca ni siquiera me CONOCIERON.
    pd:intente poner solo MUSICA,el resultado fue el mismo.
    seguire buscando una foto que represente gente,¿opinando?,”estando”,chateando y a la vez mandandose “mensajitos de texto”.
    varios de ellos,ENSUNCIARON,lo que solo quiso ser un sitio de al menos.
    intentar poner algo.
    sin entender que,pese a estar eso claro yo preferia 0 comentario.
    a tanta mediocridad.
    marcelo ini.

  11. Ya veo Marcelo, ago parecido a lo que me sucede aquí con visionarios de fantasmas por todas partes. Paciencia y observa, y bienvenido a este blog.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s